Jordi Rosiñol Lorenzo

La corona de espinas

La corona de espinas
Jordi Rosiñol Lorenzo. PD

Es en este mundo al revés que nos ha tocado vivir, donde nuestras vidas, y las vidas de próximas generaciones están en juego una vez más en la ruleta de la política nacional, que propulsada por unas pocas e irresponsables manos bien cuidadas, manos poco trabajadas, una a una la voltean con impostada suficiencia, y uno tras otro con egocéntrica superioridad la detienen en la casilla de la paranoia nacional.

Meses llevamos, para el año vamos ya, que encasillados en una lucha de egos ven ajenos los problemas pasar, que les debe importar que mientras tanto, lo que la clase política llama la sociedad, que no es otra cosa que la gente real, los seres humanos que interpretamos las bonanzas descritas en la actualidad, al igual que las previsiones que los prestigitadores de turno auguran que vendrán, las desciframos como si de un eterno ciclo de cine de ciencia ficción, o de comedia se tratase.

¿De qué puede servir tanta negociación al común de los mortales? Por desgracia parece que de nada, para ellos el tiempo tan solo apremia cuando están en juego los sillones a repartir, cuando si se puede negociar, e incluso abstenerse en votaciones con quién lleva años minando el marco de convivencia construido entre todos, negociar con quienes recortan impunes derechos ciudadanos, saltándose a la torera durante décadas la legalidad vigente en una comunidad autónoma.

Como pretenden ahora que confiemos en ninguno de los Frank Underwood de turno, lo que si debieren tener muy claro, es que en el camino de espinas que nos hacen recorrer a todos, caminos acompañados de sus pequeños ejércitos de personas, muchas de ellas idealistas a diferencia de los lideres, y otros simples comparsas de estos, pero en fin un conjunto de soldados decepcionados que van abandonando paulatinamente el barco, un rosario que cada vez tiene menos cuencas, y que a este paso quedará en una simple soga donde ahogar la democracia que tanto costo consolidar a la gente real.

Jordi Rosiñol Lorenzo

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído