Víctor Entrialgo de Castro

A las terceras van los vencidos

A las terceras van los vencidos
Víctor Entrialgo de Castro, abogado y escritor. PD

Por muy peculiar que sea la naturaleza del Tribunal constitucional, es un Tribunal. Y por tanto, resulta difícil de comprender que ante el incumplimiento y violación flagrante de sus sentencias, -que no recomendaciones-, ese Tribunal, a pesar del articulo 87.1 de su Ley Orgánica que obliga a todos los poderes públicos a cumplir sus resoluciones, tenga que preguntar a la Presidenta del Parlamento catalán reincidente ….oiga y usted por que no cumple ,…como si un condenado por asesinato se negase a ir a la cárcel arguyendo es que ahora no me viene bien, puedo ir en otoño, que me viene mejor?

La actuación del Tribunal Constitucional parece una historia de Gila desarmando a la Presidenta del parlamento catalán con indirectas y reclamando ahora un informe a los eventuales delincuentes, para que aleguen si entienden que delinquen y por qué, a las mismas autoridades que de forma desafiante y contumaz llevan saltándose durante meses, por no decir años, la Constitución española.

¿Qué clase de instituciones del Estado son éstas? ¿Cuales son entonces las autoridades que tienen en este país la autoridad, para hacer imponer la ley ? Porque alguna habrá.

Y si no, ¿no será esa ausencia de potestas, para hacer cumplir la ley, no la ley marcial ni ninguna otra rara, sino «el Estado de derecho», la causa de gran parte de nuestros males y desaguisados varios? Porque tal parece que ninguna. Y eso es muy peligroso.

La intencionalidad, el dolo infractor en el incumplimiento de las Resoluciones del Tribunal Constitucional y en último término la Constitución no sólo es evidente sino que los herederos de los Pujol, que por cierto siguen todos sueltos, Mas, Puigdemont, Homs o la portavoz han hecho alarde, cuando no burla de ello.

Eso sí, en el Parlamento quieren el dinero y las prerrogativas del Grupo Parlamentario propio cuya negativa han recurrido. Pero si ya lo han dicho. No hay más ley que la suya. No cabe mayor indignidad ni mayor ambigüedad .

Y con este telón de fondo, en la búsqueda de un Gobierno para España no hay más que tres posibilidades:

  • a) Que el PSOE dé su bendición en el último momento, mostrándose como salvadores del bloqueo que ellos mismos han provocado e intentando algo muy difícil, tratar de recuperar con ese gesto gran parte del mucho crédito perdido.
  • b) Una traca final de gobierno macedonio, transversal, progresista, marxisto-separatista y Viva mi dueño.
  • c) O que los vencidos conduzcan al país a las terceras elecciones, para seguir esperando quedarse algún dia con todo el pastel.

En cualquier caso, como un amigo me anticipó a su nombramiento, «Éste hará bueno a Zapatero» y sonreí, pues no podía creer lo que me decía, que Pedro Sanchez pasaría a la historia como el individuo que bloqueó el gobierno de España durante más tiempo, después de Fernando VII.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído