Apuleyo Soto

A la caza de lo que pasa

A la caza de lo que pasa
Apuleyo Soto. PD

Breviario de un día cualquiera, con la pluma cargada de humor.

Como un todoterreno de estrofas literarias
les cuento lo que pasa porque me va la marcha
del mundo, del país, del pueblo, de sus casas…
y en ello encuentro «perlas» de especial talla y gracia.

De ahí que me divierta salir en los periódicos,
mirar y repensar sus contenidos todos,
montarme la escopeta del sátiro escabroso
y disparar con tino de escritor fijo y crónico…

a la caza de estrellas fugitivas y altivas,
a la caza de féminas dulces y peregrinas,
a la caza de buenas y malas compañías,
a la caza de sombras y de luces esquivas;

a la caza política de diretes contrarios,
a la caza de grandes maestros mayestáticos,
a la caza de próceres o de humildes trabajos,
a la caza de «zorros» y «lobos» sanguinarios.

Soy Felipe, el León de Zamora al exilio,
soy Fray Luis junto al Tormes del clérigo y el pícaro,
soy San Juan de la Cruz, poeta beatífico,
soy puro Garcilaso del soneto satírico,

y soy Lope de Vega con su huerto en Madrid,
don Miguel de Cervantes, supremo alcalaí,
don Francisco Quevedo, el de larga nariz,
con un ojo tercero que nos haga reír… ,

y soy el donjuanesco Zorrilla de «Orientales»
con el Duque de Rivas compitiendo en romances,
con Bécquer y Espronceda en temas y en amantes,
con Ramón Campoamor… en ripios y dislates.

Soy Lorca y Unamuno, Machado y Valle-Inclán,
soy Rosalía de Castro a orillas del río Sar,
soy Vicente Aleixandre, soy el Berceo actual,
soy el cantor del Cid… No necesito a más.

Sufro noches oscuras, vivo días al sol,
revuelo golondrinas y persigo el amor;
pirata de los versos, los enredo y los doy
con un lazo conjunto, en son de paz y humor.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído