Víctor Entrialgo de Castro

Qué hemos hecho para merecer esto (II)

Qué hemos hecho para merecer esto (II)
Víctor Entrialgo de Castro, abogado y escritor. PD

Ya se lo digo yo, votar. Un voto no es una preferencia ni una querencia, como ser del Betis o del Sevilla, sino una elección, una decisión. Lo que cada uno cree mejor para su país. Y como en lugar de elegir votamos nuestras simpatías, apegos y creencias ahí está nuestra condena y nuestra penitencia, pendiente de absolución.

Ya llegan los de Podemos al Parlamento vestidos de excursión, pues la chaqueta la reservan para las bodas por lo administrativo. Y al tiempo Maria Dolores de Cospedal, de a modelo diario. ¿No hay nadie en el partido que le advierta que, aun guapa y elegante, no es la reina, que su desfile hace mal efecto entre la población y que tan malo es quedarse corto como pasarse? Que en un representante público ese despliegue no lo ve bien ni la España sobria y austera, ni la que en vacaciones acaba de tirar la casa por la ventana.

Basta un vistazo a la llegada o a los pasillos de las Cortes para hacerse una idea de lo que allí se puede encontrar. No es que uno espere ver salir a Castelar, a Azaña, a Melquiades Alvarez, a Cánovas o Sagasta, porque no sería representativo pero al menos sí un mínimo de respeto a la dignidad de la función, seriedad, experiencia y no un hemiciclo lleno de vaqueros y carajillos.

El país con mayor crecimiento, en plena recuperación económica de la crisis alabada internacionalmente, comienza a mostrar signos de freno por su insólita peripecia política. Y es que lo nuestro, cuando vamos bien, no es la sana y aburrida costumbre, sino el levantamiento, la anomalía y la extravagancia.

España necesita un gobierno con urgencia. Lo dijo el propio Sanchez hace seis meses pero ahora ha pensado en el chiringuito una nueva pirueta antes de diciembre, con un posible gobierno de separatistas y boy-scouts.

Dispongámonos a ver más retórica, falta de sentido de Estado y falta de costumbre para llegar a acuerdos. Cosas del sol y del viento y absurdas y trasnochadas reminiscencias de la guerra y de la historia. Algo habremos hecho para merecer esto. A ver si tropezando aprendemos algo.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído