Apuleyo Soto

Oigo Patri tu aflicción

Oigo Patri tu aflicción
Apuleyo Soto. PD

Un remedo caricaturístico del gran poema-retrato en octavas, no sé si reales o no, de Bernardo López García sobre el levantamiento antifrancés del pueblo de Madrid el Dos de Mayo de 1808, ajustado a la situación actual, tan disparatada como convulsa y a la espera de un remedio que le dé la salvación, solución, absolución o extremaunción. Amén.

Oigo, Patria, tu aflicción
y leo con sangre fría
la monumental grafía
que te muestra cada día
sin orgullo y sin pasión.
¡Ay Dios, y qué maldición
te ha caído por la vía
de los pactos a traición,
madre nuestra, madre mía!
No me sale una canción
sino una triste elegía
para contar tu agonía
sin gobierno ni hidalguía,
sin razón ni corazón.
A un lado la galleguía,
al otro la euskalerría,
allá la catalanía,
abajo la andalucía
y en ninguna…, gallardía
por acción u omisión,
pobre madre todavía,
todas en desconexión
del útero que las cría
y las da jamón, jamón,
oh Señor, Santa María.
Ni campana ni cañón.
Que pidan solo perdón
y vuelvan a do solía
resistir la Monarquía
-la de mayor cortesía-
frente a la impura anarquía
de su estulta tentación
de separarse en montón
de la nación que las guía.
¡Oigo, Patria, tu aflicción!
Escucha, con atención,
lo que el poeta te envía:
sensatez y reflexión,
lealtad, fuerza, ilusión,
trabajo y suerte, porfía
y adelante, punto. com.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído