Martín Prieto

«Sánchez, alto, fachón, carilindo, se yergue en las tribunas como un macho alfa, sin atisbo de humildad»

"Sánchez, alto, fachón, carilindo, se yergue en las tribunas como un macho alfa, sin atisbo de humildad"
José Luis Martín Prieto. PD

En La Razón, Martín Prieto también se refiere a Pedro Sánchez como un rencoroso de tomo y lomo:

Con lo bien que le ha ido en la vida privada a este chico bien del Ramiro de Maeztu no se entiende que destile tanto rencor social sobre la derecha de la que procede. Alto, fachón, carilindo, se yergue en las tribunas como un macho alfa, sin atisbo de humildad y siempre con el dicterio desenfundado. Este hombre si no ofende no sostiene la empalizada de su rosario de mentiras. No cuenta con asesores sino con un equipo de obsecuentes que no le aconsejan abandonar la pose de vengador justiciero del oeste. Habla en un tono innecesariamente irritante, parece que mastica poderosamente dos grandes chicles frunciendo la musculatura facial y emite la sensación de que va a pegarnos. Una entrada de «Camino» reza: «Acostúmbrate a decir que no», y es una buena disciplina, pero se puede negar a Rajoy tres veces sin necesidad de acojonarnos. Sí es bueno hablar tan atropellado para que no se entiendan las falsedades.

Asegura que Sánchez mejor no dé lecciones sobre corrupciones:

El partido corrupto por antonomasia es el PSOE, primero en ser condenado en sentencia firme por financiación ilegal y único que ha mandado matar a la gente, aunque fuesen etarras, que también son españoles. Al menos el PP aún no ha contratado sicarios con fondos públicos. El PSOE sigue manchado con el dinero de hoy y la sangre de ayer y desde su dirección no se puede señalar a nadie con el dedo so riesgo de quemártelo. Que los Presupuestos son electoralistas; todos los Presupuestos son electoralistas, pero don Pedro no lo sabe porque su experiencia administrativa es de pivot en el Maeztu.

Se pregunta que:

La amnistía fiscal fue para favorecer a los amigos del PP; ¿y a quien favorecieron las de Boyer y Solchaga?. ¿Cuál es más terrible: la reforma laboral de Rajoy o la de Hollande, impuesta al Parlamento con disturbios en las calles?. Ni un recuerdo, aunque fuera crítico a los años en que vivimos peligrosamente anotando cada día la subida de la prima de riesgo. Don Pedro debe creer que los recortes tienen su origen en una extraña inquina personal de Rajoy hacia sus conciudadanos. Lo mejor que funciona en los partidos de izquierda es su departamento de insidias y etiquetados, y don Pedro ¿haría el favor de decirnos que derechos y libertades conculca la «ley mordaza»?: ¿portar armas sin registro?, ¿ sitiar instituciones como el Parlamento de Cataluña? El rencoroso trata a Rajoy como si éste le debiera dinero.

Autor

Juan Velarde

Delegado de la filial de Periodista Digital en el Archipiélago, Canarias8. Actualmente es redactor en Madrid en Periodista Digital.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído