Jesús Millán Muñoz

Dilema o falso dilema de la izquierda moderada en Hispania

Dilema o falso dilema de la izquierda moderada en Hispania
Jesús Millán Muñoz. PD

Parece ser, que sintetizando el problema, la izquierda moderada se debate entre si apoya, de forma directa o indirecta, activa o pasiva a la derecha moderada para el pacto de investidura o, y de alguna forma pactar un pacto de gobernabilidad sus votantes y sus militantes creen que se marcharán a la izquierda no moderada, como en parte ha sucedido.

Si por otro lado pacta con la izquierda no moderada, de forma activa o pasiva, directa o indirecta un pacto de investidura o, y un pacto de gobernabilidad entonces tendría que tomar posiciones socioeconómicas no racionales y prudentes, fuera en muchos sentidos de la pragmática y teorética europea normal, y por otro lado, tendría, que en mayor o menor grado caer o entrar en el abismo de la secesión, con todos los matices que se quieran, pero que llevaría a media España a que el estado del bienestar a medio plazo quedase truncado y demás consecuencias.

1. Este modesto artículo de opinión, como todos los que escribo y publico en este medio y en todos los demás, no va en contra, ni de unos, ni de otros, ni de tirios, ni de troyanos, ni de Hunos y de Hotros como diría el gran Unamuno, sino que modestamente intento clarificar algunas concepciones e ideas, para si a alguien le pudiesen servir. De antemano por supuesto, tendrá errores de concepto y errores de falta de datos, como todos los escritores o pensadores o librepensadores sufren, lo que sucede es que unos los indican y otros no. Por consecuencia para fijar algunos puntos, que más bien son reflexiones a tener en cuenta:

– El grave error, por no decir dramático error, ha sido que en parte en estas cuatro décadas, no ha habido voluntad suficiente, para curar las heridas del pasado anterior. Y se ha vivido casi en un enfrentamiento continuo, dialéctico, entre unos y otros. De aquí han nacido enormes errores. La derecha y la izquierda moderada ha dicho siempre que se han puesto de acuerdo en cuestiones de Estado y han tenido diferencias en cuestiones de Gobierno.

Pero no es cierto, en multitud de temas, es muy difícil separar lo que es de Gobierno propiamente dicho y lo que es de Estado porque son vasos comunicantes.

Por lo cual ha sido un error enorme no haber llegado durante estas décadas a pactos de verdad, entre unos y otros, los moderados de un lado y otro. Y en cambio han ido pactando con los supuestamente moderados secesionistas, en mayor o menor grado. Lo cual ha llevado a irles dando cada vez más cantidad de dinero y más cantidad de gobernabilidad y sin paliativos de poder del Estado, las famosas transferencias.

– El segundo grave y gran error es que no se han curado las heridas de la incivil y cruenta y dramática y trágica guerra civil. En muchos sentidos se ha vivido y existido de ese enfrentamiento. De alguna manera ese sujeto elíptico continúa. Por lo cual, hay que convencer a todos los militantes moderados de un lado y de otro, que aquello hay que pasar página, para poder vivir, que el pasado no nos amargue ni el presente, ni el futuro.

Si esto se consigue y se tuviese como objetivo y se explicase claramente, por unos y por otros, el pueblo entendería perfectamente que pueden existir pactos de gobernabilidad, sin dejar de ser de izquierdas o de derechas, entre unos y otros. Por el bien de nosotros mismos, por el bien de las futuras generaciones… Acaso no tenemos que soportar la muerte de nuestros padres, algunos incluso el fallecimiento de alguno de sus hijos, por qué si se explica de forma correcta al pueblo, la realidad sociopolítica y socioeconómica por qué no va a entenderlo y comprenderlo y admitirlo.

– El tercer grave problema es dar la sensación, que no somos conscientes que España está en un estado de urgencia, está en la UVI, y por consecuencia hay que emplear métodos curativos de urgencia, que tenemos al menos dos graves problemas, y que hay que solucionarlos, y estos no se podrán resolver si la izquierda y la derecha moderada, no se ponen de acuerdo o permiten la gobernabilidad, es decir, los militantes de un lado y de otro, los votantes, los afiliados o no, las cúpulas directivas no son conscientes o que «se cura el enfermo o acabaremos en una muerte anunciada en muchos sentidos o en un deterioro tan grave que no podemos predecir las consecuencias…».

a) Hay millones de personas en el desempleo, hay una generación que no puede hacer planes de futuro, de formar una familia, de casarse, de trabajo normal y rutinario y modesto. Esto es tan dramático, y cada vez, de no solucionarse será más, cuándo el paraguas de los padres vayan desapareciendo. Por lo cual, cualquier persona responsable, cualquier político responsable, sea del nivel de gestión que sea, debe buscar la solución fáctica más evidente. Es decir, el consenso de los partidos moderados. Lo contrario es el suicidio social y político y económico de las próximas generaciones. Las fórmulas económicas son las que son y no existen otras. Mírense los gestores de la rex pública, esta noche al espejo, y piensen que millones de personas se conformarían con ganar un sueldo de ochocientos o mil euros. Piénsenlo bien, y después decidan si deben pactar o no pactar unos con otros… Y piensen cuánto están ustedes ganando, sin caer en la demagogia con este argumento.

b) La secesión es el otro gran problema. Dicha cuestión se puede abordar desde distintos puntos de vista. Si esto sucediese a medio plazo, media España, la mitad de las regiones del país no podrían mantener el Estado de bienestar que actualmente tienen, es decir, sería una quiebra en multitud de temas o cuestiones, lo que supondría, sin exagerar lanzar a millones de seres humanos, cuándo no tengan suficiente paraguas del estado del bienestar, a consecuencias impredecibles.

El derecho de autodeterminación puede que tenga sentido en una colonia, pero no en un país democrático europeo y en un país que lleva siglos unido. Los que se quieren secesionar, son los que disponen de casi toda la riqueza de la sociedad y del país, que han ido acumulando, por su trabajo y su mentalidad, pero también gracias a la totalidad de todo el Estado y de toda la sociedad durante siglos y generaciones… El primer mercado de su industria fue la Piel de Toro, y eso les permitió crear toda la riqueza, tener el mercado para abrirse al resto del mundo. Sería una injusticia de tal calibre para millones de personas y con consecuencias tan impredecibles para la totalidad de todas las regiones, que solo pensarlo da miedo… Pondría a la Península Ibérica a medio plazo como pasto de las ambiciones de todo el Mediterráneo en todos los sentidos, con consecuencias a medio plazo impredecibles… La teoría del castillo de naipes o del dominó sucedería a medio plazo en la Península Ibérica. Avisto para navegantes.

¿Por otro lado, no olviden históricamente que los secesionistas moderados, nunca han controlado a los secesionistas no moderados, no olviden la historia…? ¿Y que quieren convertir la Península Ibérica como en la Edad Media, ocho reinos, entre unos y otros, ahora cuatro o cinco…? ¿Ese es un futuro racional en el mundo de hoy, con Estados de mil millones de personas que ya existen…?

– Etc.

2. Por lo cual, el futuro es imposible predecirlo, porque el futuro está constituido por multitud de variables y multitud de formas de cuantificación y de sistematización y de formación y de arquitectura de esas variables, de esas partes y de esos todos… pero a mi corto entender, a día de hoy, puede pasar lo siguiente si la izquierda moderada no es capaz de solventar este dilema, o lo resuelve de forma errónea:

– Si apoya de forma directa o indirecta, de forma activa o pasiva a la derecha moderada, y con todos los medios disponibles que todavía tiene, puede convencer a sus militantes y a sus votantes y a la ciudadanía que es el mal menor o el bien mayor en estos momentos. Cosa que podría hacerlo, si gran parte de sus afiliados y sus esferas gestoras máximas cambiasen de mentalidad y tuviesen voluntad política en ese sentido…

Si toman esta decisión quizás la derecha moderada, ayudado por la izquierda moderada, pactando lo que se tenga que pactar estabilice el país, tanto a nivel económico, tanto a nivel institucional-constitucional, tanto a nivel del problema de la ruptura, tanto a nivel de los retos que se vislumbran en el Mediterráneo, etc. Sin negar los cambios que haya que realizar. Y la izquierda moderada, cuándo se estabilice medianamente el país, puedan posiblemente dentro de tres o cuatro años recoger el guante, volver a ganar las elecciones. Y entonces, la derecha moderada debería y deberá permitir que la izquierda moderada gobierne, es decir cambien las tornas…

– Si no permite la izquierda moderada la investidura, sea de una manera o sea de otra, y no permite una gobernabilidad o gobierno real y eficiente y racional, sea de una forma o de otra, lo que sucederá es simplemente que cada vez el clima, de facto y de hecho y de derecho se irá complicando más, y el actual respiro que parece que estamos sufriendo se bloqueará o se ralentizará o se congelará… y sucederá, que multitud de factores y variables negativos se interrelacionarán. Es decir, a más desempleo y menos esperanzas, más se radicalizarán las posturas, y más votos a la izquierda no moderada, y a más desgobierno y menos autocontrol, más posibilidades de secesión, lo que llevará a más desempleo en muchas zonas del país, y por tanto, más votos para la izquierda no moderada.

En definitiva, entonces hay muchas más posibilidades de que la izquierda moderada se quede en una fuerza ideológica muy minoritaria, y la izquierda no moderada, con planteamientos de un color o de otro, más moderados o menos moderados, según convenga ocupe el lugar de la izquierda moderada… sin contar con multitud de otros factores y variables que pueden surgir en la geopolítica europea y del mediterráneo y del mundo, que nos sean negativos…

3. De todas formas tengo solo un cerebro de un kilo y un poco más, por lo cual, puedo equivocarme, no tengo la capacidad de predecir lo que sucederá, pero al día de hoy, creo que este dilema, para el bien de todos, incluso para los no moderados, conviene, que ellos aprendan y aprehendan de la política real, y creo que este dilema o se medio resuelve de este modo, es decir un consenso entre todos los moderados (de un lado y de otro, de izquierdas y de derechas, secesionistas y no secesionistas), o estamos abocados al abismo, un abismo o pozo o cataclismo que será suave pero cada vez más profundo, que no será inmediato y brusco pero cada vez más profundo…

¿Es eso lo que queremos, acaso es eso lo que quieren tanto los moderados de un color o de otro, los no moderados de un color o de otro, los Hunos y los Hotros? ¡Pues si no lo quieren, ni unos, ni otros, ni secesionistas, ni no secesionistas, ni moderados, ni no moderados por qué por favor, no se sientan a negociar todos y entre todos, todos pactan un consenso a nivel nacional y estatal…, por qué no abandonan el enfrentamiento y la confrontación y llegan al consenso y al acuerdo entre todos…!

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído