Rafael Reina

¿Cyrano – Sanchez?

¿Cyrano – Sanchez?
Pedro Sánchez en el Congreso de los Diputados. PD

Poco a poco se van destapando las mentiras y las podredumbres de esa Izquierda Internacional, las vergüenzas de individuos aprovechándose de incautos (la mayoría jóvenes) y de profesionales de la farándula que necesitados imagen, no dudan en hacernos creer firmemente en un mundo donde todo se logra con deseos y donde el fracaso no existe.

Estos especialista de la estafa política, no dudan en unirse a cualquier fuente de dinero para disfrutar de lo mismo que dicen combatir.

Ahora conocemos que el Sr. Corbyn, otro de estos nuevos oportunistas (no por su edad)) que se suben a la ola del populismo, uno de los artífices del Brexit, que no tuvo el mas mínimo escrúpulo en admitir que había mentido en sus declaraciones y afirmaciones sobre las maldades del Europeismo, pues también ha estado financiado por Irán, como nuestros flamantes populistas y que como ellos en cuanto pueden, viven una vida de lujo, lo mas cercano posible del estilo del dictador Norcoreano, aunque ello signifique que el pueblo viva en la mas absoluta indigencia y precariedad, como ocurre en Corea del Norte o en Venezuela o en España si le diéramos la oportunidad.

Lo que más preocupante no es la existencias de esta banda de parásitos, lo preocupante es que se está empezando a demostrar que la democracia, no es una forma de gobierno segura y beneficiosa para el pueblo. Que haya individuos que mientan para conseguir sus objetivos; no es ni lo ha sido por mucho tiempo una novedad; pero que haya gente que le crean… que no haya la suficiente formación en los votantes para saber cuándo ciertas ofertas son demasiado buenas para ser verdad, eso si que es preocupante.

Tenemos nuestro modelo «Made in Spain», el Sr. Sánchez, un personaje que no ha demostrado haber hecho nada de relevancia, no tener experiencia que le avale, no haber obtenido credenciales universitarias verificables de un desarrollo académicos significativo, no haber demostrado una calidad personal de notabilidad que justifique poner la confianza en él, que viene «respaldado» por un partido que nos ha dejado en la ruina por causa de haber confiado en otro sujeto que como él, tampoco aporto ninguna de la cualidades citadas y que ha llevado a los peores resultados de la historia del PSOE… sin embargo, aun hay gente que piensan que es una buena opción. ¿Qué es, que es lo que hace que la gente opten por lo que «les gusta» en lugar de lo que les conviene?

Músicos, Actores y actrices, gentes del títere o la vida pública; se lanzan a apoyar o desprestigiar políticos, haciendo de sus popularidad un estandarte de valor critico sin tener la más reconocible noción de política, de gobierno o administración, pero usan su renombre para apoyar a quienes según su criterio esta mas cercano a sus seguidores y sus intereses particulares.

Muy pocos de estos «Ivanhoe» de la política, se lanzarían a dar consejos médicos o legales en público por las consecuencias que podría tener, pero si se trata de política… eso es veda abierta y sus consejos políticos calan en el pueblo a pesar de no tener valor cualitativo.

¿Qué hace falta para que se separen las «cualidades» de la publicidad de las «cualidades» del producto.

Los Sres. Corbyn, Correa, Iglesia, Le Penn (Sra.), Maduro, Sánchez, Tsipras, etc. etc. son surfistas políticos, que lo único qua han demostrado hasta ahora; es decir aquello que queremos oír, prometer hacer lo que queremos que sea y beneficiarse de la oportunidad; pero ninguno, ni estos ni otros están «obligados» a ninguna promesa, ni Grecia, ni Venezuela, ni la verdad el Brexit, ni las España que nos prometió Zapatero ni la que tenemos hoy y ni la que tengamos mañana.

La realidad es que ninguna promesa política tiene garantía y contras más atrayentes nos sean las ofertas, menos garantías tendrán, cuanto menos sean y más realistas sean, más posibilidades de ser ciertas. Solo es el pueblo el que sacara las castañas de fuego, el gobierno se limita a pelarlas y comerlas y a veces ni pelarlas.

No podemos esperar que sean los políticos los que modifiquen sus conductas mientras les estamos premiando por ello. No podemos aspirar que sean ellos los que tiene piedras a su tejado. Con ellos cada vez las soluciones son mas «milagrosas», desde la oferta Populista de convertirnos de la noche a la mañana en un país verde y vegano; a la carta en la manga de nuestro sonriente Sr. Sanchez; que solucionara los errores del pasado, presente y futuro. – ¡Difícil elección!

Algún cambio habrá que hacer en la democracia de ahora, para que no votemos anuncios publicitarios, algo tenemos que hacer, para no meter nuestro pie en ese zapato que «nos gusta» pero que después durante años, vamos estar maldiciendo el día que lo compramos; eso sí, mientras ponemos una sonrisa frente los demás para que no sepan que los zapatitos nos están matando los pies.

The question is: Cyrano de Bergerac (con su nariz) o Sanchez (con su sonrisa)

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído