Manuel del Rosal

El conjuro vudú de Pedro Sánchez

El conjuro vudú de Pedro Sánchez
Manuel del Rosal García. PD

«CONJURO: Fórmula mágica que se dice, recita o escribe para conseguir algo que se desea» El conjuro de Pedro Sánchez es «NO, NO, Y NO»

Parece ser según informaciones de medios de comunicación serios y de analistas sesudos, que Pedro Sánchez tiene un plan B una vez que Rajoy ha fracasado en su investidura. No explican en que consiste ese plan. Alguien dijo: «Señor, si has de darme enemigos, dámelos inteligentes» Rajoy tiene un enemigo, pero no es inteligente y eso es malo para Rajoy y para España.

En un personaje como Pedro Sánchez es difícil encontrar inteligencia. Yo no digo que su cerebro esté amueblado con muebles de primera categoría, pero los tiene mal colocados. Es decir, los del salón los tiene en la cocina, los del baño en el salón, los del recibidor en el baño etc. Así es imposible que la inteligencia pueda habitar en un entorno de lujo, pero esquizofrénico. Si a eso le añadimos que los muebles están barnizados con la laca del odio, el resentimiento y el rencor, nos encontramos con un personaje incapacitado para proceder con un mínimo de racionalidad, lógica y generosidad.

Un amigo de muchos años -nos conocimos en la mili – y que vive en Oviedo, es médico y sacerdote. Primero fue médico hasta el día en que, cumplidos los 35, uno de sus enfermos desahuciados recobró la salud sin que los conocimientos de la ciencia pudieran explicarlo. Sí que se lo explicó la madre del enfermo: «He rezado hasta que se me secó la garganta pidiéndole a Dios que salvara a mi hijo» Andrés – así se llama mi amigo – colgó el fonendo y la bata blanca y se hizo sacerdote. Y desde ese momento Andrés es médico del cuerpo y médico del alma. Andrés conoce a las personas pues no en vano las ha tratado como médico y como sacerdote.

He pasado unos días en Oviedo con Andrés. Comemos todos los días en el Raitan, cenamos en su casa y recorremos esa preciosa ciudad que es Oviedo. Hablamos de la situación actual de España.

– Es la que merecemos – dice – Votamos libremente y votamos con las tripas. La reflexión está ausente. – Antes de votar el 20D los socialistas votaron para elegir a su secretario general. Eligieron a Pedro Sánchez. Para mí es un misterio insondable su elección que solo se puede explicar porque ellos – los socialistas – votaron también con las tripas y atontados por el carisma físico y la verborrea de Sánchez. Desgraciadamente, hoy vale más para la ciudadanía una buena presencia que una buena actitud, una palabra vacía y hueca pero florida que una buena obra, una gracieta que una seriedad, unos cuantos caracteres en twitter que un buen informe contrastado…Eso es lo que tenemos. Me hablas del plan de Sánchez ¿qué plan Manolo? Sánchez no tiene ningún plan, sí que tiene un objetivo, uno solo en el que no entra España ni los españoles: OBTENER EL PODER. El sempiterno NO, NO Y NO, no es un plan A que puede ser sustituido por un plan B, es un conjuro maléfico, es una especie de vudú del que desconocemos si por las noches lo complementa clavando alfileres en un muñeco vestido con la corbata de Rajoy; es una venganza. Pueden decir de Sánchez que tiene todos los planes que le permite el abecedario, es decir, planes desde la A a la Z, pero no, tan solo tiene un conjuro y un ansia de poder bárbara; solo eso. Sánchez practicará el vudú y lo que sea necesario para ser presidente y, ¡ojo! puede serlo, porque nosotros mismos hemos participado en ese vudú votando desde la venganza, el rencor, el resentimiento y dejándonos manipular por quienes, llegados nuevos a la política, nos ofrecieron oro, incienso y mirra y creímos que eran los Reyes Magos cuando ya nadie cree en ellos. No, Manolo, Sánchez no tiene ningún plan; tiene un objetivo, un único objetivo: ALCANZAR EL PODER AL PRECIO QUE SEA, AUNQUE EN ESE PRECIO ESTÉN INCLUIDOS ESPAÑA Y LOS ESPAÑOLES.

Mi amigo Andrés es médico y sacerdote y conoce al ser humano desde ambas condiciones. ¿Esto garantiza que Andrés acierte? No. Lo único cierto que ahora mismo hay en España, es la parálisis institucional en la que se encuentra, parálisis derivada de la farsa esperpéntica de unos políticos ruines y mezquinos, de la manipulación indecente y obscena de algunos medios de comunicación y de la estupidez de una ciudadanía que, con sus votos, ha contribuido a este aquelarre electoral.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído