Antonio Casado

Gobierno mentiroso

Gobierno mentiroso
Antonio Casado. PD

A petición del Gobierno que lo nombró, el nombrado se desnombró por no perjudicar al Gobierno que lo nombró. El trabalenguas refleja el viaje tonto a ninguna parte del ex ministro de Industria, José Manuel Soria. Por haber entendido, él y quienes le agenciaron un cargo en el Banco Mundial, que el Gobierno y el PP son agencias de colocación.

De tanta diligencia en buscarle una salida laboral se deduce que en Moncloa debían sentirse en deuda con él tras su abrupta dimisión como ministro en el mes de abril a causa de sus mentiras panameñas. Entonces fue por no perjudicar la causa del Gobierno y del PP. Y ahora, por la misma razón. Sin embargo, esta vez las mentiras, y gordas, las firmó el Gobierno, aunque el pagano ha vuelto a ser el mismo.

¿Hacía falta tan absurdo auto-regate para descubrir que, efectivamente, este nombramiento innecesario, vergonzante, inoportuno, indefendible y totalmente contraindicado, iba a resultar gravemente perjudicial para la causa electoral del PP, el Gobierno en funciones y Mariano Rajoy, que es una sola y la misma? La memoria y la experiencia les han jugado una mala pasada, por estar mal acostumbrados a encontrar en las urnas el indulto a sus casos de corrupción. Si a pesar de escándalos como Gurtel, Blesa, Bárcenas, Rato, Granados, etc., siguen ganando elecciones, poco iban a resentirse por un episodio aparentemente menor respecto a otros de mayor cuantía.

De modo que estamos ante un absurdo tiro en el pie iba que camino de cursar como una tormenta de verano llamada a perderse en la polvareda. Y es que solo las mayorías absolutas emparentan con la impunidad. Cuando las urnas reparten el juego es más difícil irse de rositas. Lo que aquí ha cursado es la inercia del ordeno y mando, pero las cosas ya no funcionan así. En Moncloa han querido pasarse por el arco del triunfo la reprobación social que pesaba sobre el ex ministro. El torpe movimiento la ha resucitado con evidentes daños en la causa de un partido que busca el apoyo de terceros para gobernar, pero ya no para hacer de su capa un sayo o mentir impunemente a los españoles.

El excelente trabajo de indagación periodística. El Confidencial desmontaba el martes por la mañana todos los argumentos aireados por los entornos del presidente y el ministro de Economía en funciones, Rajoy y De Guindos respectivamente, para justificar la promoción de Soria como director ejecutivo del Banco Mundial. Y ese mismo día por la tarde, el ex ministro presentaba su renuncia, cuando el referido trabajo informativo demostró que las explicaciones del Gobierno para justificar el nombramiento no respondían a la verdad.

Al final, el problema no fue tanto la falta de idoneidad estética del ex ministro para desempeñar el cargo, sino el descaro con el que el Gobierno había mentido a los españoles.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído