Manuel del Rosal

Aberrante: Canadá legaliza el sexo con animales

Aberrante: Canadá legaliza el sexo con animales
Manuel del Rosal García. PD

El minotauro es un ser mitológico con cuerpo de hombre y cabeza y cola de toro. La Mitología dice que era hijo de Parsifae reina de Creta e hija de Helios y del Toro sagrado de Creta del que ella se enamoró.

Incitatus era el caballo preferido de Calígula, tercer emperador de Roma. Amaba tanto a su mascota equina que dormía con él y le nombró cónsul de Bitinia.

Los centauros son seres de la Mitología con cuerpo de caballo y torso de hombre. Se desconoce cómo fue concebido.

Parece ser que eso del «amor» a los animales ha caminado de la mano del ser humano desde que este puso su pie sobre este sufrido planeta. Lo último en llegar sobre el tema es la decisión tomada en Canadá, en junio pasado: legalizar el sexo con animales. Canadá es uno de los países más modernos, avanzados y progresistas del planeta; será por eso por lo que su Tribunal Supremo legalizó esa práctica a todas luces aberrante. Tal decisión no especifica si los mencionados animales son los que todos suponemos o son los hombres y mujeres, porque ya hay que ser animal para practicar sexo con animales y más animal aún para poner dicha práctica bajo el amparo de la ley. Eso sí, no se permite penetración. Se permiten toda clase de guarrerías siempre que no haya penetración. La pena por penetración no aparece especificada y tampoco sabemos cómo podrán sancionar al animal irracional si es este el que penetra al racional. ¡Cosas veredes Sancho! Dijo el Quijote. El progreso está tomando unos cauces en algunos casos injustos, en otros estúpidos y en este caso asquerosos.

Los del partido Animalista deben se estar muy contentos con esta nueva ley que, no les quepa la menor duda, llegará a España. Y estoy en la creencia de que cuando llegue ellos – los del partido Animalista – pedirán introducir una enmienda para respetar los derechos de los animales (irracionales, no los otros, que ya nos cuesta distinguir si lo son aún más) y su derecho a negarse al sexo porque el «no es no».

Antes he hablado del Minotauro como resultado del cruce entre una mujer y un toro. Puedo asegurarles que si la ciencia, al igual que ha logrado hitos hasta ahora desconocidos en esto de la fecundación, logra que el cruce entre un animal y un humano sea factible; veremos los parques infantiles repletos de infantes cruce entre animal y otro animal – el humano – No hay más que comprobar el amor que algunas personas profesan a sus mascotas.

Los que tienen negocios de mascotas en Canadá ya están preparando ofertas de animales irracionales previamente entrenados en mantener relaciones sexuales con los otros animales aún más irracionales (los humanos)

Que la sociedad occidental lleva desmigajándose ya bastantes años, está a todas luces claro y evidente. Que con el paso de los años se desintegrará más y más, sin duda ninguna. Si alguno tiene dudas le baste mirar la desintegración de la familia y de las personas. Hasta tal punto esto es así que nuestra sociedad ha pasado de ser una sociedad sólida, cohesionada y con valores firmes a una sociedad líquida sin cohesión y fácilmente deformable y degradable. El siguiente paso será el del estado gaseoso y volátil, es decir, la desaparición de esta civilización tal y como antes les sucedió a otras civilizaciones cuando los pilares sobre los que se sostenían se derritieron como mantequilla en sartén. Esto lo dice y lo explica muy bien el famoso sociólogo Zygmunt Bauman.

La última noticia que me acaba de llegar de Canadá es que las inmobiliarias y constructoras ya está levantando hoteles exclusivos para el «amor» entre animales y humanos, ya que desde ahora nadie tiene porque ocultar su «amor» a su mascota querida. Mientras los dos animales – el humano, al realizar esta práctica, se ha rebajado a la categoría de animal – no se penetren, todo es legal. ¡Las ciencias y las leyes avanzan que es una barbaridad!

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído