Apuleyo Soto

Amancio Ortega, el gallego que viste y da de comer a la gente

Amancio Ortega, el gallego que viste y da de comer a la gente
Apuleyo Soto. PD

Yo te bendigo,
Amancio Ortega,
gallego que vistes
y das de comer a la gente obrera.
Estoy contigo
en esta brega
fuerte y notable
a la que te entregas
sin pedir más a cambio
que tu soldada, ea,
aunque algunos mastuerzos
se te sulivellan
soltando tonterías
sobre tu buena estrella.
Ni los minusvalores
ni pienses que aciertan,
que tú a lo tuyo y a los tuyos
es la cuestión primera
a resolver en casa
y en cada tienda, prenda por prenda,
a ver si de una vez
se enteran
de lo que vale Zara:
una montonera
de euros repartidos…
hasta en las dos Coreas.
¡Qué fatiga, Amancio,
Amancio Ortega,
pasarse produciendo
la vida entera
y que tan pocos
te lo agradezcan!
¿Qué tú eres rico
y así cualquiera?
Que aprendan ellos,
que aprendan ellas
a llevar un negocio
de tal manera.
Sigue aunque aúllen
las viperinas lenguas
de los envidiosos
por lo abultado de tus rentas,
pues muchos viven
a tus expensas
con las espaldas
bien cubiertas
tildándote de abusos
y prepotencia
con mala saña
y sin vergüenza.
Anda y que les den
de lo que de ti se quejan
los políticos nuevos y viejos
de sueldo opaco y tarjeta negra.
¿De cuándo a acá
es dañina porque sí la riqueza?

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído