Rafael Reina

Clinton Vs. Trump

Clinton Vs. Trump
Rafael Reina. PD

Si los problemas políticos en España son insólitos no los son menos la lucha por la Casa Blanca de estas elecciones.

Una buena parte de la sociedad americana como internacional, gusta de etiquetar al Sr. Trump como el populista Norteamericano y comparativamente a todos los populismos que se conocen, no se parecen mucho, si bien es popular, desde luego no es por buscar serlo, desde el primer día ha tirado piedras a izquierda y derecha, ha desafiado a los medios y menospreciado a una buena parte de la población, las antípodas de la Sra. Clinton, que desde el primer día ha buscado ser el centro de los medios, afinidad de blancos o negros y ser agradable con todos.
Pero en sus bagajes a la presidencia, también son de los más dispares, desde años de experiencia en Política a ser anti-político, desde haber experimentado en política Internacional a meramente saber dónde está Escocia, de haber tenido días de tremenda tensión a haberla vivido desde el salón de su casa.

Pero no todo es negativo para el Sr. Trump, si bien su carácter no es de los mejores para pasar un fin de semana en la montaña con él, se sabe rodear que quienes son capaces de llevar su barco a buen puerto, de navegar en aguas tumultuosas o tranquilas, sabe encontrar lo que busca entre las gentes que le rodea y sabe cómo vigilar el rumbo sin tocar el timón y eso es una cualidad generadora de éxitos.

Si tuviera que hacer una comparación de ambos candidatos, diría que ser Presidente (En este caso de Estados Unidos) podría compararse a ser un Arquitecto y las cualidades de ambos aspirantes a las de un hombre de negocio (Trump) y una Ingeniero (Hilary). Ambos tienen que influir en el «Arquitecto» en hacer el proyecto ateniéndose a unas directrices económicas o técnicas. EL Sr. Trump buscara que el proyecto se finalice a tiempo, en lo acordado, para lo acordado y dentro del presupuesto. La confianza en los detalles técnicos, quedaron atrás cuando escogió al Arquitecto y en el caso de la Sra. Clinton, supervisara detalladamente los aspecto técnicos, influirá con el Arquitecto los que considere dudosos, propondrá cambios y mejoras posibles, se saldrá del presupuesto y se pasara de la fecha de entrada, en pocas palabras, la típica burocracia gubernamental contra la eficacia y el pragmatismo.

Los aspectos más relevantes del estado de la nación USA, están en dos grandes bloques, lo económico y lo social. EL presidente Obama, no ha terminado de solucionar el problema económico, aún hay una buen parte de la población que no ha alcanzado el sueño americano, la estabilidad económica, la facilidad para pagar los estudios, el miedo a perder el empleo aún persiste y los años cuando no se pensaba en el retiro quedaron muy atrás, hoy hay miedo de perder el trabajo, no es fácil guardar para la tercera edad y son pocos los casos que los jóvenes pueden pagar y terminar sus estudios cuando son parte del «collar azul».

El «Obama Care» sin lugar a duda ha sido un enorme paso adelante para la sociedad americana, hoy aun con los problemas, la sanidad ha mejorado aunque sigue siendo dispersa por la resistencia de muchos actores interesados en que sea un fracaso, pero en líneas generales se puede decir que es lo mas sobresaliente y positivo de la era Obama. EL país sigue dividido por una grieta económica que se une con lo social y que es un quiste de muchos años de antigüedad.

Pero ninguno de los aspirantes realmente ha planteado soluciones, parece que ninguno sabe el precio de un bote de leche para un bebe, los que le cuesta a cada americano los miles de atasco en las autopista o que hay quien tiene que elegir entre cambiarles las ruedas a su coche o pagar el seguro.

Parece que lo más importante es lo internacional y en eso la Sr. Clinton (por hacer valer su experiencia) si insiste cuanto puede mientras que el Sr. Trump se limita a decir que lo primero que hay que hacer es volver a hacer Grande Estados Unidos y entonces volver a subirse al podio del liderazgo, que desde el fallecido Presidente Reagan, ha ido paulatinamente perdiendo.

En fin, no está mal hablar de los problemas del vecino, eso nos facilita el ducharnos con agua fría, porque tenemos unos fontaneros que no valen ni para hacer… migas.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído