Apuleyo Soto

El gato en el callejón

El gato en el callejón
Apuleyo Soto. PD

Por la gatera del gato
intenta meterse Sánchez
en un gobierno de ensanches
«totum revolutum»: dato.
Ya pudiera el insensato,
incluso hasta con los guanches,
hacer un pequeño trato
que le saliera barato.

Ni quito ni pongo cuates
que quieran gatear con él
pero me temo que el fiel
de la balanza no cuadre
con tres o con «quatro gates»
que pegamenten su piel.
De entrada faltan «tomates»
y sobran perfidia y hiel.

Si lo escribí en catalán
es porque ustedes sabrán
que Picasso así empezó
aunque al pronto lo dejó
y a París se fue a por pan
con «el Guernica» que izó
y al público hipnotizó
con su españolista plan.

Que una cosa es ofrecer
y otra dar peras el olmo;
en este caso es el colmo
que Sánchez nos vaya a hacer
un gobierno a su placer
sin tomarse cloroformo.
Con que calle me conformo
y así os lo hago entender.

O es tonto de tomo y lomo
o no sabe en qué se anda
si es que acepta la demanda
de los memos o los momos
de esa ansiolítica panda
de palomas y palomos
con los que intercambia cromos
como sábanas de Holanda.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído