Cayetano Gonzalez

Feijóo y Urkullu

Feijóo y Urkullu
Cayetano González. PD

Todas las encuestas les dan como los grandes vencedores de las elecciones gallegas y vascas del próximo domingo. Pertenecen a dos partidos muy diferentes -por ejemplo el PP defiende la unidad de la nación española y el PNV es un partido independentista- pero tienen una cosa en común que es lo que les va a llevar a ese triunfo electoral: son dos políticos de fiar y en el tiempo que llevan gobernando -Feijóo doce años y Urkullu cuatro- han demostrado que son buenos gestores de la cosa pública que eso es al final lo que más valoran los ciudadanos.

Pero también hay una diferencia entre ambos: el popular Alberto Núñez Feijóo sabe que si quiere seguir siendo el Presidente de la Xunta de Galicia, el próximo domingo necesita revalidar su mayoría absoluta o en último caso quedarse muy cerca de ella a la espera de que Ciudadanos logre algún escaño y pueda apoyarse en el partido de Albert Rivera. Sin embargo, Iñigo Urkullu no tendrá esa mayoría absoluta, pero sin embargo eso no será óbice para que pueda seguir en Ajuria-Enea. Para ello tendrá varias alternativas: o pactar con el PSE, que aunque las encuestas le auguran un buen batacazo podrá apoyar al PNV, o incluso plantearse un acuerdo con Bildu, lo cual implicaría una radicalización en la acción y en el discurso «templado» que el PNV ha venido practicando desde la mala experiencia que tuvo y que le llevó cuatro años a la oposición con el que se conoció como «plan Ibarretxe».

En unos tiempos tan convulsos en la política española, dirigentes como Feijóo y Urkullu son valorados por la normalidad y la cotidianeidad que aportan a su acción política. Por eso, el próximo domingo van a tener un buen resultado dado que van a concentrar en torno a su liderazgo mucho voto útil. En el caso de Urkullu, y ante el temor de que Podemos y Bildu pudieran tener los suficientes apoyos para poder gobernar, algo harto improbable, el PNV va a recibir un voto útil de votantes del PP, sobre todo en Alava o en núcleos urbanos como Bilbao y San Sebastián. En el caso de Feijóo, en esta última semana de campaña su empeño será captar el voto de Ciudadanos, con el argumento de que votar al partido de Rivera en Galicia puede que no sirva para que tengan escaño pero si para provocar que el PP no alcance la mayoría absoluta.

A partir del domingo, Feijóo y Urkullu seguirán caminos políticos diferentes. En el caso del candidato del PNV es obvio que su meta y aspiración máxima es la de seguir siendo lehendakari de Euskadi. Sin embargo, el probable triunfo de Feijóo le convertirá, sin ningún género de duda, en un sucesor natural de Rajoy cuando este decida dar un paso atrás, que ese es otro cantar.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído