Rafael Torres

Psicópatas integrados

Psicópatas integrados
Rafael Torres. PD

Se calcula que en España hay en torno a un millón de psicópatas integrados, pero juraríamos que hay más. Esta impresión, no obstante, puede derivarse del hecho de que entre los políticos hay cinco veces más que entre el resto de los ciudadanos, y como últimamente acaparan toda la actualidad, y salen en todas partes, nos parece que hay muchos más psicópatas integrados de los que hay en realidad, que no son pocos.

El psicópata integrado es esa criatura mentirosa, manipuladora, parasitaria, narcisista, impulsiva y ayuna de empatía que no es que nos podamos encontrar en cualquier sitio, sino que nos las encontramos, incluso en sitios tan sensibles como el trabajo, el Congreso de los Diputados, el hogar o el propio lecho. También reciben el nombre de personas normales, lo cual les viene de perlas a efectos de camuflaje y del logro de sus objetivos, que convergen todos ellos en uno solo, el de martirizar a sus semejantes chupándoles, es un decir, la sangre.

Al socaire de la misteriosa y muy preocupante desaparición de una joven madrileña se ha destapado, como se sabe, la realidad familiar que padecía, y al rebufo de esa revelación, algunos medios han acudido a los psiquiatras, bien que no para mirarse lo suyo, sino para que les instruyan en lo que sospechan, y que expresan más o menos disimuladamente, como la obra o los efectos de algún psicópata integrado o integrada. Por esa triste desaparición, nos han recordado que esos sociópatas, que antaño recibían el nombre de «locos morales» por carecer de sujeción moral, están en todas partes, y que cualquiera de nosotros, incluso, podría ser uno de ellos.

En algún sitio tienen que vivir los psicópatas integrados, y, en efecto, el algún sitio viven, y en muchas ocasiones, casados. De ahí, en gran medida, que por cada matrimonio celebrado en España se dicten dos divorcios, siendo ese escape, el del divorcio, el único que puede tomar el/la cónyuge de un/a psicópata para ponerse a salvo. Dos divorcios por cada matrimonio. Tiene que haber, sin duda, un gran remanente de éstos para alimentar el crecido número de aquellos, pero lo que también hay es un desvalimiento muy grande ante esas criaturas tóxicas, devastadoras, que nos amargan la vida. Entre los políticos, recuérdese, hay cinco veces más.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído