Francisco Muro de Iscar

¿Cuántos días le quedan a Pedro Sánchez?

¿Cuántos días le quedan a Pedro Sánchez?
Pedro Sánchez y César Luena (PSOE). EP

Tras las elecciones gallegas y vascas ya no hay tiempo para más. O se empieza a negociar en serio una salida al desgobierno o tendremos terceras y tal vez cuartas elecciones. Y posiblemente una profunda desafección de los ciudadanos hacia la clase política difícilmente recuperable.

Si en los próximos quince días no hay un acuerdo para que gobiernen el PP y Ciudadanos -mejor si éste entra en el Gobierno que si se queda fuera- con la abstención con condiciones del PSOE, como piden muchos de sus barones, entraremos en una situación de enorme gravedad porque la parálisis temporal se convertirá en definitiva y no estaremos en condiciones de aprobar los presupuestos, de atacar el déficit y de tomar las medidas de impulso a la economía y al empleo que España necesita con urgencia.

La otra opción es un Gobierno de PSOE y Podemos con el apoyo de todos los nacionalistas y asimilados y con la abstención de Ciudadanos, lo que parece absolutamente imposible tanto porque Ciudadanos ya ha dicho que no estará en ese juego como porque esa mezcla de intereses tan diferentes sería una bomba que dividiría para siempre al Partido Socialista. Y, sobre todo, porque sería un enorme disparate.

Y esa es la clave. El PSOE está en unas condiciones perfectas para volver a recuperar el lugar que merece. Desde la oposición puede obligar a un débil PP -incluso con la complicidad de Ciudadanos- a poner en marcha refirmas pactadas que el PP nunca llevaría a cabo. Desde la educativa a la laboral, pasando por la de la Justicia, la fiscal y hasta la constitucional, cualquier reforma es posible si el PSOE obliga al PP a sentarse a negociar.

Y puede hacerlo. Eso le permitiría recuperar credibilidad ante su electorado y ante la ciudadanía, hacer las reformas que el país necesita y romper el bloqueo. Pero Pedro Sánchez ha optado por no escuchar ni a sus propios electores -que le han abandonado elección tras elección- ni a sus barones, se ha enrocado en el imposible Gobierno de izquierdas y los nacionalistas y está llevando al país a una situación sin salida.

Dice Amelia Valcarce, nada sospechosa de apoyar a Rajoy, que «un PP en minoría, avergonzado de su propia situación y teniendo que gobernar bajo el control de unos partidos decididos a sanear la política, no es una mala situación. Si bien es una situación transitoria». Lo entienden todos menos Pedro Sánchez y quienes todavía se empeñan en empujarle al abismo.

¿Cuántas horas le quedan a Pedro Sánchez? Hay que pensar que deberían ser pocas porque si Pedro Sánchez sobrevive a su fatal destino, con la complicidad culpable del Comité Federal del PSOE, es posible que al PSOE, un baluarte fundamental para la democracia española… le quedaran semanas. Las que nos separarían de unas terceras elecciones, posiblemente su certificado de defunción. El del PSOE y el de Pedro Sánchez.

Y eso sería mucho peor para España que un gobierno de concentración o un Gobierno en minoría, con plazo fijo para unas nuevas elecciones, que diera respuesta pactada a los problemas urgentes.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído