Victor Entrialgo de Castro

Telmo y Luis

Telmo y Luis
Víctor Entrialgo de Castro, abogado y escritor. PD

A Sanchez y Lucena, Telmo y Luis, representantes del «trepasocialismo» narcisista y casual, que asomándose al precipicio van a estrellar un coche de lujo ajeno, en otro tiempo ya los habrían hecho dimitir y desterrado. A ellos y a toda su pandilla de excursionistas políticos.

Nadie resiste tan empecinadamente si no es patológico o no está siendo obligado a resistir por un suegro, un cuñao o un poderoso lobby. Menos los franceses que siempre que hay un asunto que averiguar exclaman «chercher la femme». Asi que, a gorrazos. A Pedro Sanchez y a sus secuaces van a tener que sacarlos de Ferraz a gorrazos.

Ahora dice que el partido se la retambufa y ante el nuevo fiasco en Galicia y el Pais vasco, Telmo y Luis van a llamar a votar ahora a los militantes, a los simpatizantes y a un señor de Murcia. Y si perdiera o perdiese, seguramente convocaría plebiscitarias en su urbanización. Y como el del adosado 2ª es partidario de dejar gobernar al que ganó, después de las terceras, pedirá unas cuartas. Y de regalo, un Congreso quince dias antes de las terceras elecciones. Otra «asambleita» mientras España está siendo abordada por piratas y separatistas.

Está por ver si hay alguien en el partido socialista que tenga el valor y haga valer la honra de ese histórico partido y su trascendental papel en la modernización de España hasta que, ignorando al país, dejó hacer a Zapatero, que contra todo pronóstico, está siendo superado por este chico entre chulapo de barrio y narcisista de adosado.

Alguien que muestre dotes de verdadero liderazgo, hasta ahora ocultas que, en interés del PSOE y de España, esté dispuesto a pararle los pies a este felón irresponsable, aun a riesgo de perder sus privilegios. Un auténtico/a líder cuyo valor provocase su posterior aclamación.

Se habrán fijado en que a Rajoy le han enseñado a caminar marcial y a veces resulta forzado y artificial. Le han aconsejado sus asesores. Pero si han visto en la tele caminar a Pedro Sanchez habrán comprobado que a menudo, camina bambaleándose, como bailando. O sea que no camina natural, espontáneo sino de forma amanerada, falsa, permanentemente pendiente de las cámaras.

Este hombre que «va de alto» y aparte de incordiar no sabe muy bien lo que quiere, confunde la carrera de San Jerónimo con la pasarela del Corte inglés. Y salvo las mulatas en el sambódromo, el que camina falso, no es auténtico. Y caminar con adorno es preocupante en un político. Sobre todo si, como Telmo y Luis, no hacen más que dar pasos en falso junto al precipicio.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído