Pedro Calvo Hernando

Estoy avergonzado

Estoy avergonzado
Pedro Calvo Hernando. PD

Confieso a los lectores que siento mucha vergüenza al comenzar a darle al teclado, imagino que parecida vergüenza a la sentida por una mayoría de españoles ante el sinsentido de los partidos y de sus dirigentes, que parecen estar jugando al ajedrez sin tener ni idea sobre cómo se juega a eso. Lo único reconfortante de todo lo que sucede es el resultado de las autonómicas en Euskadi, donde Urkullu ha obtenido una victoria muy merecida, pese a que de manera poco comprensible el gallego Núñez-Feijóo le ha superado en el resultado. Si hay elecciones en diciembre, mi candidato es Iñigo Urkullu, ya se lo hago saber solemnemente a todos mis compatriotas, con el fin de que tomen nota y me sigan masivamente en tan descabellada idea. Lo de Galicia, salvando mi respeto a Feijóo, que parece un buen tipo, me pregunto cómo es posible que el PP, sepultado en la corrupción y en las deleznables decisiones políticas y económico-sociales, haya obtenido ese triunfo electoral. ¿Se imaginan qué le habría sucedido a cualquier otro partido rodeado de esa inigualable marca corrupto-retrógada? Aunque el colmo de la locura de los tiempos que corren pertenece al PSOE, derrotado a lo bestia en las autonómicas del domingo y sepultado en una crisis me parece que sin precedentes comparables, con su secretario general hundido y maltratado por los barones y baronesas, por lo menos una, y con unas iniciativas políticas que, salvo milagro de los cielos, solamente conducen al desastre infinito, y quiero equivocarme. Sánchez erró gravemente con aquel absurdo acuerdo con Ciudadanos, y Pablo Iglesias erró gravemente al no apoyar al secretario socialista en aquella sesión de investidura que pudo haber sido la solución. Con el tan cacareado Gobierno del cambio o de progreso. No me vengan ahora ni unos ni otros con historietas para no dormir. Historietas que van a conducir a unas terceras elecciones con el triunfo de Rajoy. Yo creo que casi un año es tiempo sobrado para haber podido encontrar la vía y para haber sido capaces de evitar la vergüenza universal de España. No sé si tendrán razón, pero lo parece, que se han dejado llevar por eso tan repetido de anteponer los intereses personales y de partido en lugar de los intereses de todos los españoles. Esto último, tachenlo si lo desean.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído