Antonio Sánchez

Pedro Sánchez o la ilusión presidencialista

Pedro Sánchez o la ilusión presidencialista
Pedro Sánchez en el Congreso de los Diputados. PD

Comentan algunos que Pedro Sánchez, parodiando aquel programa de televisión «Reina por un día», quiere ser presidente del Gobierno de nuestra tan querida España, aunque fuera por un solo día.

Sin embargo, dejando la parodia y volviendo a la realidad, Sánchez nunca será presidente, quizá pudiera serlo de una comunidad de vecinos.

Él mismo ha cimentado su hundimiento y no solo por su torpeza personal de intentar enfrentarse a Rajoy sino porque nunca tendrá la talla de estadista. Es como un nuevo rico de la política.

Aparentemente pretender secuestrar al PSOE manteniendo el bloqueo político de España. Mayor aberración no es posible.

Desde el principio está dando pie a que la izquierda se esté dando tortazos sin piedad, facilitando un fraccionamiento que se nos antoja irreconciliable. ¿Será ese su efímero legado político?

Irremediablemente como él no dimite, le tienen que echar pues no solo no ha tejido confianza alguna sino que ni por un ápice ha ganado autoridad. Su debilidad personal está arrastrando al PSOE al peligroso pozo de la división.

Rajoy, que ha ganado las sucesivas elecciones, ha sido un verdadero representante de lo que es una democracia participativa, dialogante. Ha sido y es un estadista forjado en la democracia. Propuso reiteradamente a Sánchez la formación de un gobierno de gran coalición en el que el propio líder socialista ocuparía una vicepresidencia. ¿Qué mayor control de un partido presuntamente corrupto?. Sánchez, sin más explicaciones , dijo que NO. Quiso el enfrentamiento sin valorar la legítima representación popular del oferente. Rajoy aguantó, elegante y estoicamente, la chulesca negativa del arrogante adversario. Insistió, una y otra vez, en la propuesta pero la misma fue rechazada con una frivolidad sin precedentes.

Mientras tanto, los de Podemos, frotándose las manos, inician, entre Iglesias y Errejón, la farsante y antigua comedia del bueno y el malo y solo acuden a Sánchez para tuitearle su torticera comprensión.

Con estos antecedentes, esperemos que al fin se comprenda por qué Sánchez nunca llegará a presidir el Gobierno de la nación.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído