Rafael Torres

El PSOE y los padres del fracaso

El PSOE y los padres del fracaso
Rafael Torres. PD

Desde Prieto y Largo Caballero, siempre ha habido dos PSOE, y siempre han procurado hacerse la vida imposible el uno al otro. Ahora, en vísperas del enésimo encuentro fratricida, de la reunión de ese Comité Federal erizado de navajas, la historia se repite.

Los grandes políticos escriben la historia, y los pequeños, los mediocres, la repiten. No dan para más. Tan mediocres son los dirigentes del PSOE que andan ahora a garrotazos, que unos quieren echar a los otros porque éstos han hecho lo que aquellos querían. En efecto, el pobre Sánchez no ha hecho, en puridad, sino lo que ese Comité Federal o Consejo de Administración le mandó que hiciera y que no hiciera, de modo que ahí no puede estar la madre del cordero, y sí en el hecho de que Sánchez ha perdido. Decía Kennedy que el éxito tiene muchos padres, en tanto que el fracaso es huérfano, pero en la opinión de los barones levantiscos, el fracaso del PSOE, los fracasos de los últimos tiempos, sí tienen padre, pero uno solo, Pedro Sánchez.

Ni el ex-concejal del Ayuntamiento madrileño iba a pactar con Podemos, ni con ERC, ni con Bildu, ni con Homs, ni nada que se le pareciera, por mucho que sus debeladores usen la coartada de recriminárselo absurdamente. En lo tocante a la investidura de Rajoy, Sánchez también se ciñó a lo acordado por el Comité, ese «no» tan famoso. Ocurre, pues, que el mismo día de su nombramiento como secretario general se le puso una fecha de caducidad muy temprana, y que esa fecha ha llegado a lomos de sus fiascos electorales. Los budas del PSOE nunca pudieron ni ver a Sánchez, un «parvenú», y sólo si hubiera ganado elecciones, cosa que ni remotamente ha sucedido, habrían concedido verle con mejores ojos.

Los popes del PSOE, los depositarios de las esencias más rancias y pragmáticas, ven amenazado el chiringuito, sus chiringuitos, como nunca lo habían estado. Si, de una parte, todo son desgracias en casa del pobre, de otra los hay, como Podemos, que se complacen particularmente en hacer leña del árbol caído, y en su simplicidad los dichos popes suponen que para enmendar esa deriva catastrófica basta con defenestrar a Sánchez y con facilitarle la investidura a Rajoy en un paripé de negociación con el Partido Popular para que no parezca que entregan la cuchara.

Pero el fracaso, contra lo que pretenden hacer creer los barones esos, tiene muchos padres.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído