Jesús Millán Muñoz

Sobre las ideologías

Sobre las ideologías
Jesús Millán Muñoz. PD

Aunque es imposible abarcar este tema en un artículo, y creo que tampoco en cien, si hay que hacerse algunas preguntas: ¿Qué es una ideología o qué son las ideologías? ¿Cuál ideología cree usted tener y cual de hecho tiene?

¿De dónde ha surgido su «creencia» en esa ideología y no en las otras…?

1. ¿Podemos entender y admitir como ideología, entre otra multitud de definiciones, como sistemas de ideas, o de concepciones teórico-prácticas…?

¿Podríamos admitir que hay entre una docena y una veintena de grandes sistemas ideológicos que podríamos denominar religiosos, y que existen una docena de grandes sistemas ideológicos filosóficos sociopolíticos y también una veintena de sistema ideológicos que podríamos denominar grandes culturas…?

¿De esta veintena o treintena de sistemas ideológicos religiosos o, y filosóficos-políticos, culturales y sus combinaciones entre ellos surgen y nacen la multitud de ideologías o subideologías, surgen nuevas ideologías y subideología, algo parecido a la teoría de la evolución de Darwin pero aplicado al concepto de ideología…?

¿Usted y yo posiblemente estemos en alguna de esas combinaciones o en algunos de esos grandes troncos ideológicos…?

¿Pero hay una diferencia entre los seres humanos en cuanto a la ideología que la mayoría de veces, no se percatan o no se indican claramente, es entre aquellos seres humanos que han aceptado una ideología equis, un tronco equis y se ha ido perfilando a lo largo del tiempo, y aquellos otros seres humanos, que a lo largo del tiempo, se puede decir, que han aceptado dos o tres ideologías o troncos ideológicos diferentes, es decir han ido cambiando de ideología o subideología…?

¿Por otro lado, usted estará de acuerdo que una ideología es un sistema, con unos axiomas o fundamentos, como un sistema axiomático matemático, y después una serie de consecuencias o teoremas a demostrar combinados con hechos y datos e interese y fines y aprioris y emociones apriorísticas y metas racionales e irracionales…? ¿Es decir, una combinación de cabeza, estómago y bolsillo e historia circunstancial y familiar y ambiental…?

¿O usted estará de acuerdo que toda ideología, habla o diseña o define, en mayor o menor grado, cientos de cuestiones teóricas sobre cientos de temas, cientos de cuestiones prácticas sobre cientos de temas, y cientos de cuestiones teórico-prácticas sobre cientos de temas…? ¿O dicho de otra manera o de otra forma, no parece totalmente racional, que ninguna ideología, sobre esos cientos o miles de temas o cuestiones, tenga la absoluta y total verdad, o esté en el absoluto y total error…?

2. ¿Se ha preguntado usted alguna vez por qué cree o está dentro de los parámetros de una ideología o subideología, que sería la misma pregunta por qué usted, habla español o castellano, posiblemente tiene una fisonomía característica, y por qué el niño chino habla chino tradicional o mandarín…?

¿La ideología la escogemos nosotros o ella nos selecciona a nosotros, o dicho de otro modo, si usted o yo hubiésemos nacido en alguna tribu del Amazonas, posiblemente estaríamos en una órbita chamanista, recolectora como sistema de producción, etc., pero si hubiese usted nacido en Sri Lanka, posiblemente estaría dentro de una esfera budista o antibudista, y como ha nacido en Europa, usted estará dentro de las esferas ideológicas mayoritarias, supongo que mayoritarias de Europa, es decir, una docena de ideologías sociopolíticas y media docena de ideologías de corte religioso y sus oposiciones…? ¿O no…?

¿A mi me parece muy bien que usted sea de una ideología equis o zeta, de un tronco eme o erre, pero debería usted seria y profundamente pensar como ha terminado en esa ideología…? ¿Qué pasos teóricos y prácticos ha ido dando para llegar a esa concepción, a ese sistema de ideas y a ese sistema de prácticas o de hábitos o de acciones o de actos, o esa combinación teoría-praxis…?

¿Ha sido por endoculturación familiar, en el sentido, de concepciones teóricas o de concepciones prácticas o de concepciones vivenciales-existenciales? ¿Es decir, es el «aire de familia» que diría Wittgenstein, pero aplicado a la ideología, o es el «aire de familia» vivencial-existencial que en su familia se ha ido transmitiendo al estilo freudiano o marxiano o liberal de Adam Smith, a lo largo de varias generaciones, digamos desde el bisabuelo o el abuelo hasta su propio hijo o nieto…?

¿Existe algún hecho traumático en el pasado en usted mismo, o en su familia, que se ha ido transmitiendo de alguna manera, vivencial y existencial… a lo largo de la historia…?

¿Quizás sean preguntas que usted no se haya hecho, sentado frente al espejo, quizás no haya tenido el valor, o quizás no se atreva a hacérsela, o quizás no tenga tiempo, o quizás crea que no le sirvan para nada…?

¿De todas formas no estoy aquí, yo personalmente, para convencerle de nada, ni en contra de nada…?

¿Un pensador o un librepensador o un intelectual como yo los entiendo son aquellas personas que como oficio o como afición o como necesidad trabajan con ideas y conceptos y análisis de hechos y de datos, de los prejuicios, de los intereses, de las metas y de los fines…?

¿Quizás la endoculturación familiar, quizás «traumas o heridas familiares que vienen del pasado», quizás vivencias-experiencias propias, quizás endoculturación escolar, quizás endoculturación personal de libros y sistemas de ideas, quizás intereses-metas-fines de usted o quizás multitud de factores o variables de los distintos órdenes de realidades que antes le he citado, le han llevado a «aceptar que su modo de ver el mundo, su cosmovisión, su metavisión, su narración o metarelato de la existencia humana y de la sociedad y de todo, es tal o cual, es equis, y dentro de esa equis la variedad equis tres o equis cinco o equis ocho…?

¿Al final, llega un momento que todo ser humano se plantea, ni lo evidente es admitido, ni lo obvio y evidente, ni siquiera en los senos familiares, entendidos como la unión de varias familias con un tronco común…? ¿Cuántas veces, vemos en las familias, que la persona de mejor buena voluntad y de mayor bondad, es tenida como de menor buena voluntad y de menor bondad, por decirlo con un término suave, y al revés…?

¿Primero se tiene la «preideología» por endoculturación familiar-vivencial-emocional-congénita-experiencial-racional-irracional, y después, durante toda la vida se va como en un crucigrama, buscando hechos y datos y conceptos para demostrar que esa preideología vivencial primaria merece ser creída…? ¿Por ejemplo, la hipótesis de Plantinga sobre creencias, y al final una ideología es un enorme sistema de creencias…?

3. ¿Pero el mundo, no sé si usted o su vecino o yo somos suficientemente conscientes, que desde el seis y el nueve de agosto de 1945 tiene un grave problema? ¿Qué es que la humanidad, puede autoextinguirse, autosuicidarse, automutilarse o si quiere usted percibirlo de otra manera, puede o tiene el poder real de acabar con la propia especie humana, y de paso con otros cientos o miles o docenas de miles de especies…?

¿Este es un hecho o un dato fehaciente, evidente, obvio y que nadie, nadie puede negar…? ¿Y el botón del balón nuclear al final, lo disparan los humanes y al final, los ponen en funcionamiento las ideologías o sistemas ideológicos o subideológicos…?

¿Este simple dato y hecho o realidad o posibilidad o probabilidad, que supongo nadie puede negar, se sea con el color del cerebro por dentro blanco o negro o azul o amarillo o violeta…? ¿Este simple hecho o dato nos lleva a plantearnos enormes retos y preguntas y cuestiones, teóricas y prácticas, o según la teoría-praxis…?

¿Dicho de otro modo, puede que usted acepte, que el ser humano es como un enorme edificio o escultura que su pecho y brazos, son de titanio y carbono, están enormemente desarrollados, la tecnociencia en todas sus aplicaciones, pero que sus piernas y pies, son de barro, son los sistemas ideológicos en los que se basa, esos tres grupos de esferas y sistemas ideológicos…? ¿Pero en esta imagen o metáfora, es más real de lo que pensamos, todo el edificio social y antropológico y metafísico y moral y ético y psicológico está basado en los sistemas ideológicos, si no en su totalidad, si en gran parte…?

¿No sé si usted está de acuerdo o al menos permite la posibilidad de que el ser humano ha abierto una caja de Pandora, por la cual, ha adquirido un enorme poder, con base en la demografía, la economía y la tecnociencia, y quizás ese enorme poder, no es capaz de controlarlo de forma adecuada con los sistemas de conocimiento o con las ideologías que actualmente dispone, es decir, con esas veintena de grandes sistemas ideológicos, tanto de corte o raíz religiosa o de corte o raíz filosófico-política-social, o incluso cultural o subculturas o, lo que suele suceder, esas combinaciones entre estas tres esferas…?

4. ¿Por lo cual, me pregunto, si a usted le parece, usted que tiene la ideología equis, aquel vecino suyo que tiene la ideología eme, y el otro, que tiene la ideología zeta si no tendríamos que buscar puentes, vías, caminos, autovías, caminos, pasarelas, viaductos, acueductos de entendimiento entre las ideologías y entre los humanes que creen esas ideologías…?

¿Para intentar que no caigamos en el abismo del enfrentamiento ideológico y práctico, que nos puede terminar en la nada, en la extinción de la especie humana, o al menos, en crear unos enormes sufrimientos a millones o cientos de millones de seres humanos…? ¿Más cuándo una ideología, equis o zeta o eme dispone al menos de cientos de concepciones teóricas y cientos de concepciones prácticas, y cientos de concepciones teórico-prácticas…? ¿Usted en su sano juicio, supongo que debo indicarle, que usted y su ideología sea la que sea, no puede estar en la verdad y en la razón en todo, y el resto de personas y de ideologías, no pueden estar en el error y en la falsedad y en la hipocresía en todo…?

¿No cree usted que lo que le estoy planteando es razonable y racional y con sentido común y con prudencia? ¿No cree usted que usted está formado por multitud de órganos diferentes, y todos forman y conforman una unidad, que es usted…? ¡Al final, no sé si usted estará de acuerdo que el hombre o la mujer de carne y hueso es más importante que la ideología que dice defender o el color del cerebro por dentro que dice tener o cree tener! ¿O no? ¡Nadie se ofenda, porque a nadie deseo ofender, ni a nadie necesito ofender!

(Este artículo fue escrito hace varios meses, viendo lo que ha sucedido y sucede en estos meses, semanas y días en la Piel de Toro o de Vaca o Celtiberia creo que es adecuado publicarlo y plantearse todas estas preguntas, pero ahora con el marco de Iberia).

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Lo más leído