Raúl del Pozo

Los 11 de la fama

Los 11 de la fama
Raúl del Pozo. PD

«500 agrupaciones insisten en el ‘no es no’. Además de los diputados del PSC, siete u ocho más romperán la disciplina de voto dándose el gustazo de romper la disciplina por 600 euros.

El PSOE no está dividido, está muerto, pero Susana Díaz tiene ya el Comité Federal amarrado como lo tuvo para tumbar a Pedro Sánchez. Valencia, Aragón y Castilla-La Mancha que no tragaban, tragarán el domingo», me informa un pisateclas que vive prácticamente en Ferraz, que la abstención del Partido Socialista está casi asegurada.

Está en marcha la tercera Restauración, resumen los antisistema. Ya estamos seguros de que los políticos han malgastado el tiempo y ahora el tiempo los malgasta a ellos. El tiempo pule las verdades, el tiempo es sabio, pero la perdida del tiempo de los cuatro líderes solo ha servido para que hicieran el ridículo.

Un PP maniatado por la corrupción, un PSOE encadenado al no, un Ciudadanos haciendo equilibrismo al borde del abismo y un Podemos contra el precepto básico de que la política no tiene que ver con la virtud, los cuatro han acabado con la paciencia nuestra.

Dice el clásico:

«Dejad que el tiempo lo diga, / pues que mudamente sordo, / él solo, sin decir nada, / es el que lo dice todo».

Aquí el tiempo no ha hecho sino llevar al país al borde del colapso institucional, convirtiendo el Congreso en un corral de gallos con un Mariano Rajoy diciendo como el cardenal Richelieu: «El tiempo y yo contra quien sea».

El presidente confiaba en que el tiempo arreglaría los problemas, pero los ha empeorado y ha malgastado el sistema de partidos. Decían sus áulicos que su líder era un gran jugador del tiempo y, al final, el tiempo le ha atropellado. Si no han podido derrumbarle ahora, lo harán a los pocos meses después con la gente otra vez en la calle. Los de Podemos ya dicen que tienen preparada la «máquina de combate» en forma de huelga general bajo la nueva consigna Luchar, crear poder popular.

Anuncian movilizaciones para una huelga general al grito de A la calle otra vez. Según ellos, este apareamiento antinatural de PP-PSOE trama una reforma de la Ley Electoral con el fin de salvar el sistema y hacer frente a la secesión de Cataluña. Con un bipartidismo socarrado, un PSOE a merced de Podemos y un PP bajo sospecha, el Gobierno nacerá tiritando. El PSOE se desgaja en Cataluña, y como ocurrió con el PSUC, acabará disolviéndose en el nacional-populismo que amenaza a toda Europa.

Nos falta presenciar en vivo y en directo el sainete de la «abstención técnica» o me voy al tigre a cambiar el canario. Los 11 voluntarios-forzosos que se abstengan no pasarán a la historia como los Trece de la fama, cuando Francisco Pizarro les dijo: «Por este lado se va a Panamá a ser pobres.

Por este a Perú a ser ricos». Los 11 de la abstención tendrán que elegir Perú porque si se presentan a otras elecciones se quedarán sin escaño debajo del culo.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído