Manuel del Rosal

Del Spaguetti Western a la Escalivada* porno

Del Spaguetti Western a la Escalivada* porno
Manuel del Rosal García. PD

La experiencia humana más valiosa, el amor, está siendo profanada y pervertida por la pornografía

En el año 1966 se estrenó la película «El bueno, el feo y el malo». Dirigida por Sergio Leone, interpretada por Clint Eastwood y con música del maestro Ennio Morricone,la película fue todo un éxito. Esta película es el mascaron de proa de lo que se dio en llamar Spaghetti Western. España era la anfitriona para los rodajes de estas películas. En Almería, en el desierto de Tabernas, existe un parque temático sobre el tema que puede ser visitado por todo aquel que quiera vivir unos momentos en el Oeste norteamericano.

Barcelona ha acogido en sus calles y en sus monumentos los rodajes de películas porno. Es un paso más en el «progreso» que para la sociedad catalana en general y barcelonesa en particular prometieron los nuevos partidos políticos que gobiernan en Cataluña y en Barcelona. Estos nuevos partidos políticos, con el beneplácito de los catalanes que los han votado y que, no podrán quejarse de la miseria física y moral que invade sus calles por los rodajes porno, van a llevar a Cataluña y a Barcelona en particular por un camino de progreso en «flash back», hasta remontar miles de años y situar a los catalanes en las bíblicas Sodoma y Gomorra, ciudades en las que practicaban toda clase de guarrerías sexuales. Hombres, mujeres y niños – ¡si señores, niños y niñas! – serán testigos de cómo a una joven en pelotas vivas la flagelan, a otra desnuda tal y como su madre la parió, la arrastran con una cadena ensartada en sus narices como si un buey se tratara, aquella gime en cueros vivos suspendida de una especie de balanza formada por cadenas mientras le miden las espaldas con uno de siete colas, y a su lado otra busca aire para poder respirar, pues tiene su boca tapada por una cadena y sus manos atadas en la espalda. Esto demuestra que además de porno los barceloneses ven gratis sadomasoquismo puro y duro en vivo y en directo. Y uno no tiene menos que preguntarse ¿hasta dónde va a llegar la degradación de la mujer como tal y como persona? ¿hasta dónde van a consentir los barceloneses semejantes manifestaciones pornográficas a la vista de todos? Y, ¿qué hacen las feminazis ante tal desprecio a la dignidad de la mujer?

Se comenta que la productora de las películas ha ofrecido hacer un cameo a Ada Colau, Xavier Trías, Artur Mas, Carles Puigdemont y Anna Gabriel en agradecimiento a haberles permitido profanar las calles de Barcelona y la belleza de sus monumentos; cameo que ellos y ellas han agradecido, pero se han negado. Es obvia la negación; en este tipo de películas se exige a los que aparecen en ellas – aunque sean políticos – tener un cuerpo acorde con los cánones establecidos al uso del porno. Y salta a la vista que ninguno de esos políticos posee un cuerpo para participar, aunque solo sea en cameo. Pero, ¿Les importa a estos políticos su ciudad y su historia? Para nada. ¿Les importa que la Sagrada Familia, el Barrio Gótico, la Catedral (La Seu), las Ramblas, el parque Güell etc. se empleen como decorado de una flagelación porno? Para nada. ¿Les importa que la belleza de la arquitectura de Gaudí sea escaparate de perversiones sexuales? Para nada. ¿Y a los catalanes en general y a los barceloneses en particular, les importa lo dicho? Parece ser que no, pues ellos libremente han votado a quienes están haciendo de Barcelona una nueva Almería, con la diferencia de que en los sesenta allí se rodaban, bajo el nombre genérico de «Spaghetti Western», películas del Oeste aptas para todos los públicos y en Barcelona se ruedan, bajo el nombre genérico de «Escalivada porno», películas pornográficas «hardcore» a la vista de todos y solo aptas para pervertidos, voyeur y pajilleros.

No podrán quejarse los catalanes en general y los barceloneses en particular, Ada Colau, los de la CUP y todos los que los apoyan están cumpliendo con su programa electoral que, por lo visto, incluía añadir a los encantos turísticos proverbiales de la ciudad, el encanto de ver en vivo y en directo el rodaje de películas porno. ¡Si Gaudí levantara la cabeza!

(*) Escalivada.- Plato típico catalán que se cocina con pimiento rojo, tomate, cebollas, ajos, aceite, sal y anchoas sobre una tosta de pan tostado.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído