Salvador Monzó

Soy y tan solo

Soy y tan solo
Salvador Monzó

Yo ya he dicho muchas veces
Que no se pueden pescar
Ni conejos en el mar,
Ni en el monte cazar peces,
Ni siquiera por azar;

Caminando entre heces
De pocilga o muladar,
Por más que se eleven preces,
No se pueden encontrar
Ni rosas ni azahar;

Dando a la historia un repaso,
Que anochezca a la aurora
Y amanezca al ocaso,
No se ha dado aún el caso,
Por lo menos hasta ahora;

Aunque mi seso es de mulo,
Sé dónde plantar el pino
Y sé que se llama culo,
Aunque esté harto de vino,
Por donde amarga el pepino;

Siendo que no se está para
Chanzas, sé cuál es mi mano
Derecha, y de la cara
Un ojo sé por lo sano
Que no es el ojo del ano;

Los Políticos el rastro
Siguen de Rita y el Castro,
Haciendo de él tan enredo,
Que hasta incluso da miedo
Cómo mullen su camastro,

En zarzas o en viñedo;
No soy jarrón de alabastro,
Pero tampoco un bledo:
Soy tan solo un poetastro,
Que no me chupo el dedo.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído