Apuleyo Soto

El beso contra natura

El beso contra natura
Apuleyo Soto. PD

Ahora que ya no hay pecado
de la Iglesia por besarse,
van y se dan un bocado
Y y E sin excusarse.
Y es que en vez de punto en boca
y en la tuitera escritura
este par de caraduras
a la ruptura se aboca
porque manden más o menos
en el seno del partido
errejones o pablemos
cruelmente divididos.
Lengua bífida demuestran
en talento y en talante.
Si es que siguen adelante,
cual dos huevos que se estrellan.
Tiempo al tiempo por si acaso,
por si solo es pose al fin
y un anunciado fracaso
no les da el gustirrinín.
¡Qué ganas de hacer el oso
mimosón frente a la prensa
que sus fotos les dispensa!
Yo así ni beso ni poso.
Pecado de juventud.
Pecado de falsedad.
Lo cuento sin acritud.
lo asumo por caridad.
Y ya que en fechas están
de alegría y de concilio,
que rematen el idilio
por do más besado han.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Lo más leído