Victor Entrialgo de Castro

Imagen y verdad

Imagen y verdad
Víctor Entrialgo de Castro, abogado y escritor. PD

Con la Reforma luterana los protestantes retiraron las imágenes de las iglesias y aquí, por contra, los Iglesias y los separatistas se pasan el dia buscándolas. No tienen credo ni culto ni proyecto. Sólo estrategia e imágenes.

Y como se alimentan de ellas, se adentran a buscarlas en el bosque anticonstitucional donde acostumbran a instalar su campamento, frente a la puerta del Tribunal Superior de Cataluña, donde acuden a coaccionar a la justicia.

Los otros, los que tampoco nos representan, lo han trasladado de Sol a la Carrera de San Jerónimo instalándolo en las alfombras del Congreso donde se sientan en el suelo con periodistas de cartón y hacen fuego de campamento mientras Iglesias cuenta cuentos a luz de la hoguera llenos de grandilocuencia superficial para el telediario.

Vivimos la suplantación de la verdad por la imagen abusadora. Hasta que llegó esta gente la verdad fue, toda la vida, esa desconocida a la que se aproxima uno más o menos. Pero como consecuencia de las tecnologías de la información y las redes sociales, éstos carajillos que han inventado la historia pretenden hacer creer que la verdad es la imagen.

La imagen de moda es quedarse quietos paraos delante del Tribunal Superior de Cataluña, «Mannequin challenge de los separatistas» cobardemente escondidos detrás de la marioneta Forcadelll, imagen que trata de confundir la libertad de expresión con una gravísima vulneración constitucional y una flagrante coacción a las instituciones del Estado.

Mientras, el «Mannequin Challenging de Podemos» sentados en el Congreso con su fuego de campamento, persigue la imagen y la degradación de la sede de la soberania popular donde solo les falta quemar los escaños para hacer astillas. O en su congreso de este fin de semana, en cuya foto salen Monedero y Vestrynge despues de los problemas con las cuentas, falta Errejón, como en las foto de Stalin y tarde o temprano habrá que chercher la femme.

Pero la vida siempre fluye y estos maniquíes están inmovilizados por las fuerzas que más impiden progresar, los dogmas oprobiosos del siglo XX. Como el resto es interés, delante de Franco o de un toro los querría yo ver.

Aquellos pocos maniquies que para esconder la verdad de su gestión ruinosa, sirviéndose de la manipulación de las imágenes, dicen querer separarse del Estado en el que han vivido integrados durante siglos, están en el desafio y la provocación permanente y en la sorpresa cínica si el legítimo nacionalismo español al que tratan de provocar se solivianta.

Siempre habrá jóvenes anarquistas buscando la cámara mientras hacen manualidades con las fotos del Jefe del estado. Pero el día que la justicia imponga un castigo ejemplar, los mismos que queman sus fotos le jalearán porque asi lo hicieron oportunistamente con Franco cuando entró en Barcelona. Por cierto, ¿donde estaban todos estos cuando apareció la imagen de aquel coronel malhablao? La verdad es que no sé donde estaban. Pero aquella imagen, por desgracia, si fue verdad.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído