Juan Manuel de Prada

Obama: Bravuconadas, postureo y chisgarabitismo

Bajo su fachada de amenazas bravuconas, esconde la pretensión de fingirse gran potencia, cuando ya se ha dejado de serlo

Obama: Bravuconadas, postureo y chisgarabitismo
Juan Manuel de Prada. EP

EN las boqueadas de su mandato, el hebén Obama, para hacerse perdonar su chisgarabitismo y amargarle de paso el traspaso de poderes a Trump, está haciendo mucho postureo ante la galería.

Así se explica la inane resolución de Naciones Unidas contra los asentamientos judíos en Palestina; y así se explican también las pintureras sanciones impuestas a Rusia, con expulsión de diplomáticos incluida, que parecen devolvernos al escenario de la guerra fría.

O siquiera de la guerra tibia, porque en el hebén Obama nada es frío ni caliente, sino siempre taimado, moderadito, feminoide, melindroso, dengoso y pringoso.

El hebén Obama expulsa diplomáticos como la damisela ofendida devuelve las cartas al burlador que fingía cortejarla; pero, para ser sinceros, hay que reconocer que Putin se ha burlado a porrillo del hebén Obama, y que le ha dado zascas y collejas hasta dejarle el pescuezo escocido.

El caso es que el hebén Obama deja como legado una nueva guerra fría, que es la única guerra que puede permitirse para no manchar su imagen de Príncipe de la Paz.

Decía Pemán que, así como la guerra escolástica, con sus precisiones y diafanidades, es una creación latina, la guerra fría es una típica creación sajona, porque es una forma de guerra puritana, contada en un susurro, como un chiste verde en una sobremesa de gente relamida.

Pero la guerra fría, aparte de una tenuidad sajona (como el flirteo, que es la guerra fría del amor; como el esplín, que es la guerra fría de la tristeza), es también el recurso pobretón de quienes ya no pueden permitirse ciertos lujos, como le explicaba una señora elegante al mismo Pemán, en el curso de una cena fría (otra invención sajona):

«Bien mirado, la cena fría es del linaje de la guerra fría: una invención práctica, porque sus correlativos calientes resultan costosos, difíciles y problemáticos. La debilidad y la impotencia se disculpan muchas veces inventando estas frialdades. Es el coco con el que los padres débiles sustituyen el pescozón de los padres clásicos».

La cena fría, bajo una fachada de exquisitez, esconde el deseo de los anfitriones de ahorrar dinero en vajilla y camareros, tal vez porque acaban de perder mucho dinero en la bolsa, o alguno de sus negocios ha entrado en bancarrota.

Del mismo modo, la guerra fría, bajo su fachada de amenazas bravuconas, esconde la pretensión de fingirse gran potencia, cuando ya se ha dejado de serlo pero conviene seguir haciendo alarde, para que nadie se nos suba a las barbas.

La caída de la URSS inauguró un mundo unipolar en el que Estados Unidos se pavoneaba como único gallo del corral y podía impunemente desgraciar a las naciones gallinas, jodiéndolas con guerras, primaveritas árabes, golpes de Estado y cuantas calamidades le viniesen en gana.

Pero la Rusia de Putin es otro gallo que se ha metido inopinadamente en el corral, reinstaurando un mundo multipolar en el que las naciones gallinas pueden incluso revolverse contra el gallo que antes se pavoneaba entre ellas, cacareando democracia y repartiendo pollazos.

Y el hebén Obama (que nunca ha sido de repartir mucho), antes de ingresar en el basurero de la Historia, se despide con esta guerra fría, que es la fachada de bravuconería con la que maquilla la bancarrota de la supremacía estadounidense.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído