Jesús Millán Muñoz

¿Un nuevo orden mundial?

¿Un nuevo orden mundial?
Jesús Millán Muñoz. PD

 Sin entrar en las hipótesis de las conspiraciones y todo lo demás, ni menos aún en las hipótesis de grupos medio secretos, ni todo ello, ¿debe la sociedad o la humanidad plantearse, siguiendo a Kant de alguna manera, que el ser humano en la actual evolución social, a y en todos los niveles se exige o es conveniente o necesario que los humanes aspiren a un Único Estado Mundial, para intentar que las contradicciones entre los seres humanos, no nos lleven a un colapso de la civilización y de la especie humana…?

1. Sin entrar en hipótesis de teorías conspiratorias, ni en hipótesis de grupos que están detrás de ellos, en mayor o menor medida secretos o muy discretos, sin entrar en todas esas hipótesis, ¿la humanidad actual con todo sus parámetros y variables, y con todas sus escalas de poder, económicos, sociales, culturales, religiosos, demográficos ha llegado a un nivel en el cual se necesita aspirar a un Único Estado Mundial o, que se vaya en esa dirección para intentar que esas contradicciones y esos parámetros no nos lleven a una situación sin salida o con enormes riesgos negativos en todos los sentidos…?

¿O dar cada vez más importancia o más poder a Organismos Internacionales o Supranacionales que vayan teniendo más poder en todos los sentidos? ¿O ambas hipótesis que vayan convergiendo al mismo tiempo…?

– En agosto de 1945 se demostró fehacientemente que el ser humano ha llegado a disponer de un poder tal, que ya no solo es capaz de producir millones de muertes y muertos de su misma especie, sino que podría acabar con toda la especie humana y con cientos o miles de otras.

Hemos estado y estamos en la situación en la cual existe en distintos Estados una capacidad operativa que tienen el poder de destrucción de la especie humana. Si hoy, se diese la posibilidad o realidad de un enfrentamiento entre dos grandes Estados con esa tecnología, podría empezar una confrontación clásica o convencional, pero que se fuese de las manos y del control, la sociedad se vería en la tesitura o el dilema de una autodestrucción. Sin olvidar que no solo está lo nuclear sino el triunvirato NBQ.

Es más en el futuro, a medio plazo, más Estados se harán con esta tecnología, y también grupos de personas, no ya Estados se podrían hacer con ciertas tecnologías, que si no tendrían el poder de la destrucción de la humanidad, si de producir enormes conflictos o masacres o enormes dislocaciones del orden mundial en algunos territorios.

– En la actualidad con un panorama de doscientos Estados soberanos, o al menos, con la soberanía teórica, por lo cual, doscientos Estados, doscientos ejércitos, doscientos Parlamentos, doscientos ejecutivos, etc., la confrontación posible y real, como es evidente, se puede producir enfrentamientos entre Estados, Estados contra Estados, o dentro de los Estados enfrentamientos entre sí o consigo mismo, parte de la población contra otra, o parte de unos territorios contra otros dentro del mismo Estado, o personas con una ideología contra otra, porque entre otros motivos, en mayor o menor grado pueden ser ayudados por otros Estados.

En la Edad Media, se ve claramente por ejemplo en la Península Ibérica, estaba formada por ocho o diez Reinos, por lo cual, los enfrentamientos durante siglos entre ellos, fue constante, en mayor o menor grado. Durante estos últimos siglos Europa dividida en una veintena de grandes o pequeños Estados, hemos visto en estos últimos cinco siglos, multitud de enfrentamientos militares, sin contar de otros tipos, que terminaron en las dos guerras mundiales.

Son pruebas fehacientes de que dividir un territorio en distintos Estados, por lo general, como norma general, al final, acaban teniendo enfrentamientos de un orden o de otro. Por lo cual debemos aspirar seriamente a solucionar, después de siglos y de milenios, si tenemos que plantearnos seriamente aspirar a un Único Estado Mundial. Pero un Único Estado Mundial exige un Nuevo Orden Económico Mundial, una Moneda Única Mundial, etc., y que además todas las grandes ideologías-culturas-filosofías-metafísicas-religiones quisiesen vivir bajo el mismo Estado, en paz y en tolerancia y de mutuo acuerdo.

– La realidad es que existen en el mundo actualmente una demografía, siete mil millones de seres humanos, como jamás ha existido, por lo cual, es una variable esencial para la cuestión que estamos tratando. Además de un desarrollo tecnológico, científico, aplicado a y en todas las variables y áreas y esferas y realidades. Además el mundo se ha globalizado, mundializado o los adjetivos que ustedes quieran utilizar, por lo cual, diríamos que en poco tiempo, ya puede existir, si es que ya no existe, un «mercado económico mundial unificado o globalizado en mayor o menor grado». Por lo cual, los Estados Naciones o Nacionales heredados de siglos, de alguna manera, su poder en este contexto mundial es muy limitado y cada vez será más limitado. En la mayoría de esos Estados.

Además no podemos obviar que el mundo está dividido en una veintena de grandes ideologías (seculares, religiosas o seculares-religiosas). Sin entrar en la cuestión de unas cinco o siete mil lenguas naturales, en unas docenas de alfabetos, unas ochocientas sociedades básicas, varias docenas de etnias, etc.

– Hoy el grave problema de entendimiento entre los seres humanos, son esa veintena de grandes ideologías, entendiendo por ideologías sistemas teóricos y prácticos de comprensión de la realidad, de la realidad total… pero aquí entramos en una cuestión, que no podemos dejar de abordar, por un lado, las grandes ideologías tienen muchos puntos en común, pero también tienen muchos puntos de diferencia, controversia, polémica, contrariedades, contradicciones…

Y no podemos negar que «son todas esas diferencias», unas fundamentales o esenciales, otras no tan importantes, la que hacen que los seres humanos, una parte de ellos no quieran vivir todos bajo un único Estado. Y son muchas veces, esas diferencias las que están en el fondo, de forma explícita o implícita, en las grandes controversias económicas, sociales, religiosas, culturales, políticas, territoriales, étnicas… O al menos, hasta ahora se han producido multitud de veces dichas situaciones, por ejemplo, durante el siglo veinte, estuvo dividido el mundo por dos grandes ideologías, unas que podríamos denominar comunitaristas o comunitarias, otras liberales, después evidentemente concretadas y materializadas y combinadas en multitud de campos y áreas, niveles, etc.

2. Por lo cual, en paz y en tolerancia y ayudados por los saberes ortodoxos, de mutuo acuerdo todas las personas, sea cual sea su cultura o su ideología secular o no secular, sea cual sea su religión o su filosofía o su metafísica, o combinación de las macrovisiones anteriores debemos aspirar por el bien de la humanidad, por el bien de la paz mundial, aspirar, aspirar al menos teóricamente, a ir caminando hacia una búsqueda de un Único Estado Mundial, un Nuevo Orden Económico Mundial, una Paz Mundial, una Única Moneda Mundial, en definitiva un Nuevo Orden Mundial…, para poder de ese modo poder sobrevivir como especie y al mismo tiempo encaminarnos hacia un futuro con más seguridad para toda la especie humana…

http://personal.cim.es/filosofía © jmm caminero

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído