Victor Entrialgo de Castro

El nuevo desorden mundial

El nuevo desorden mundial
Víctor Entrialgo de Castro, abogado y escritor. PD

En lugar de entrar cuidadosamente en la delicada cacharreria como correspondería a cualquier nuevo Presidente de EEUU responsable que se precie, Donald Trump se propone girar la política exterior de la primera potencia mundial 180 grados, crear «el Nuevo Desorden Mundial» y poner el mundo patas arriba.

Contestado en la nación y en el partido, con el índice más bajo de popularidad de cualquier Presidente entrante en toda la historia de los EEUU, este elefante que se separó de la manada y va por libre tiene hasta ahora en la Rusia de Putin, tradicional enemigo de los EEUU, su mejor aliado.

Este tio Gilito ridiculo y faltón lo ha roto todo camino de la cacharreria y no aún no ha atravesado el quicio de la puerta. Fanfarrón hortera y populista se permite, como todos los populistas, decir las mayores barbaridades para perseguir sus propósitos y luego alegar que era broma. Propugnando un proteccionismo que busca sus enemigos fuera, ha convertido a China en adalid del libre comercio, desprecia a Europa y a la OTAN a la que reprocha escaso papel en la lucha antiterrorista y anuncia aranceles para los coches alemanes, su aliado tradicional, o Méjico, su aliado en la región, incluso desdeña a su vecino Canadá a propósito del NAFTA, Tratado de Libre Comercio de América del Norte, o cambia incluso el foco en Oriente medio de Tel Aviv a Jerusalem.

Tras la toma de posesión un montón de puestos esenciales de su gabinete y de las instituciones fundamentales del estado, incluso de seguridad como el Pentágono seguirán sin titular, aunque las agencias nombrarán los interinos mientras el Senado da el visto bueno a las designaciones de Trump, como , gobernadora de Carolina del Sur Nikki Haley, nueva embajadora en Naciones Unidas donde Trump quiere recuperar un papel fuerte, o Tom Price, como Secretario de Estado propuesto para desmontar el Obama care, la extensión a 72 millones de la Asistencia Sanitaria, uno de sus más importantes legados, que esperaban aun ayer el visto bueno del Senado.

Tom Price, que se ocupará de la Salud de los norteamericanos, es un ejemplo del cambio, al ser preguntado si sabia cual era la principal causa de muerte evitable en los EEUU, respondió que el tabaco. Inquirido sobre el particular confesó que era accionista de compañias tabacaleras. Preguntado por cuantas acciones poseía, respondió que lo desconocía.

Gobernando el mundo desde un suntuoso apartamento de nuevo rico, de cualquier dictador africano de visita en Nueva York, este gran hermano que el día que venga congeniará con Pablo Iglesias en su populismo ególatra, televisivo y provocador, esta pesadilla de la que el mundo no acaba de despertarse, bajará el viernes a la calle a comprar un jarrón chino.

Confiemos en que no lo rompa por el camino. Su experiencia en los negocios es útil, a diferencia de los podemitas aqui, que no tienen ninguna, pero una Nación es otra cosa. Obama dice que estará alerta y da inusuales coletazos antes de irse, como con ganas de volver. La Historia los juzgará a ambos pero los sustos y los líos en los que nos puede meter un Presidente que ha llegado al poder con mentiras y trampas, rico desde la cuna, inexperto en política y relaciones internacionales, no nos los va quitar nadie.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído