Antonio Sánchez

Trump puede obtener éxito político

Trump puede obtener éxito político
Donald Trump Getty Images

A Donald Trump le trae sin cuidado hacer amigos. Y no le falta razón. Él desea que su país sea lo primero y no va a regatear esfuerzos para que así sea. Él no es ni se considera un político sino un profesional de las finanzas y los negocios y, seguramente por ello, alejado del mundo torticero y oscuro de los políticos, lo haga mucho mejor. Además, se siente un buen norteamericano USA que quiere que su nación se desarrolle durante su mandato con las claves de la estabilidad, la eficacia y la tranquilidad política, social y territorial, aunque muchos vaticinen lo contrario.

¿Quién puede poner peros a ese objetivo? Nadie, naturalmente que sea sensato y no viva de la política para medrar.

Sabiamente se ha rodeado de un equipo de multimillonarios, lo que se nos antoja positivo pues menos ansias tendrán de hurtar y corromper al quebradizo sistema americano que ya estaba haciendo aguas. Consecuentemente, serán más controlables, controlados y también controlarán.

Así las cosas, el nuevo presidente no solo ha renunciado a su nómina como tal sino que a las pocas horas de sentarse en su silla presidencial de ejecutivo, ha empezado a cumplir algunas de las promesas a las que se comprometió en la campaña electoral. No se conoce un caso igual, quizá por eso, los que le eligieron, intuyeran que era la persona que necesitaba EE.UU. que, aunque sin experiencia política, tenía la frescura del deseo americano.
Vemos pues, que el profesional y buen americano Trump no desea, en principio, ser un embaucador de promesas incumplidas.

Negociar y renegociar con quien sea y en su discurso de proclamación, el mismo que tanto alboroto pretendidamente ha causado, dijo algo que todos los que gobiernan debieran proclamar, asumir y llevar a la práctica:

1) EE.UU., primero

2) Acabar con la corruptela de los privilegiados del establishment.

3) Respetar que otros países miren para lo suyo y sigan el ejemplo que va a emprender su nación.

4) Potenciar a sus conciudadanos.

¿Es este un mensaje machista de introspección nacionalista, xenofobia, autarquía, agresividad y miedo? Rotundamente, no. Trump no quiere ser amable como Obama sino ser y actuar como un buen estadounidense. Por cierto, Trump está democráticamente en la Casa Blanca. ¿Por qué no se respeta la decisión popular? Es hora de menos algarabías populacheras de estrellas multimillonarias y falsos movilizadores de conciencias y voluntades ciudadanas y más ponerse a trabajar, facilitar un empleo digno, crear riqueza empresarial y engrandecer de verdad los Estados Unidos de América. En eso consiste el éxito político.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído