Rafael Reina

Derechos Humanos y Obligaciones Humanas

Derechos Humanos y Obligaciones Humanas
Rafael Reina. PD

En una corta correspondencia que mantuve hace unos semanas con un interlocutor islámico, su respuesta a mi oferta de la posibilidad de un partido amistoso de dos equipos de fútbol, uno de Israel y otro de Gaza, de tipo amistoso, sin ánimo de trofeos ni de recompensas; su respuesta fue totalmente disuasoria y negativa; sin consideraciones ni aproximada a la posibilidad pero si un razonamiento, sin ningún fundamento válido, a la posibilidad de que el deporte fuera una posible vía de encuentro con reglas apolíticas y comunes, limitado en tiempo y en espacio.

Esto me hizo recordar el poco deportivo detalle del representante de Egipto en la modalidad de Judo en 2016, cuando se negó a estrechar la mano del representante de Israel.

Y esto me hace comprender, las limitaciones que tienen los países Islámicos y cómo ha afectado a sus habitantes a lo largo de siglos. EL odio como razonamiento solo ha traído a estos pueblos, la incultura, la pobreza, la miseria y la barbarie que han mantenido a lo largo de tantos siglos.

A veces oigo y veo, que muchos piensan que esta situación cultural, es resultado de colonialismos, de aislamientos económicos, de rechazos religiosos por parte de Occidente. Es el repetitivos que se oye desde esos países y que no es extraño en nuestros países, cuando escuchamos a la izquierda, permanentemente culpar a diestra y siniestra de sus propios males, sin tomar responsabilidad de sus acciones ni ser capaces de cambiar, comenzando por admitir su culpa y sus errores y sin tener ni rechazos ni aislamientos de ningún tipo.

Los países Islámicos, son los únicos culpables de sus males, los únicos responsables de sus acciones, los únicos que pueden salirse del círculo en el que están metidos… voluntariamente.

Es típico del débil culpar al resto de sus males, es típico de indolente evitar las críticas, es típico del indiferente requerir la atención.

Los movimientos izquierdistas de Estados Unidos, contra el nuevo presidente, (que ha sido elegido democráticamente de la misma forma que los 44 presidentes anteriores), no solo son muestra de una falta de madurez pero también de una profunda ignorancia y formación cívica y social fruto de una sociedad que ha delegado sus obligaciones en mano del gobierno.

Sus muestras de odio y sus acciones de odio, son las misma de los países Islámicos, es la misma incapacidad para aceptar la realidad y escudarse en falacias para no cambiar, en el caso del Islam, sus creencias en el Corán al depositar en el toda la responsabilidad de sus acciones y sus omisiones, en el caso de la Izquierda, lo conceptos por ellos mismo introducidos como óptimos e insuperables, pero que a pesar de haberse demostrado ser todo lo contrario el pueblo, por debilidad, indolencia e indiferencia, ha abdicado voluntariamente su responsabilidad en el gobierno.

Nadie niega los derechos humanos, solo se echan en falta las obligaciones humanas, no puede haber derechos si no están acompañados de sus obligaciones que en la mayoría de los casos son paralelas a esos derechos.

Pero de la misma forma que el Islam blandea constantemente las fobias que dicen sufrir en el mundo, ellos no abandonan su antisemitismo milenario y de la misma forma que hordas de «progresistas» gritan ‘Derechos Humanos» se olvidan que todos tenemos unas obligaciones para con nosotros mismos y entre ellas está la del respeto a las instituciones que nos permiten discrepar de ellas, pero eso se olvida… y es que eso requiere aceptar y admitir.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído