Victor Entrialgo de Castro

Usted qué parte de la Constitución quiere cumplir

Usted qué parte de la Constitución quiere cumplir
Víctor Entrialgo de Castro, abogado y escritor. PD

Aquí parece como si la fuerza coactiva del estado no fuese constitucional, cuando es tan esencial para garantizar la convivencia y los derechos como su declaración misma.

Como si en lugar de un elemento esencial del Estado, el que garantiza su continuidad, la de nuestra constitución y nuestro ordenamiento jurídico, fuese violencia gratuita frente a los indefensos separatistas, los que llevan provocando y mermando las energías de la nación durante años.

La Constitución es eso, acción de constituir algo y forma en que se estructuran sus partes. El contenido de la constitución está para ser respetado en todo, en su integridad, no como la distinción que pretenden hacer algunos, entre lo que me viene bien y lo que no. ¿Usted que parte de la Constitución quiere cumplir?

Hubo un tiempo en que había café para todos y había manera de organizar aquel pueblo que Napoleón consideraba indómito. «Es imposible, dijo, gobernar una Nación donde la gente pide café de 1000 formas diferentes».

Somos ese pueblo. Y es bonita la diversidad. Pero no cuando se trata de organizarse. Tiene que haber alguien que coordine, alguien a quien se reconozca la autoritas. De lo contrario volvemos a ser un conjunto de tribus como en Libia, Siria o tantos Estados fallidos.

Los españoles tenemos un menú que nos ha dejado el alma en paz y el periodo de libertad y prosperidad más largo de la historia, pero los hay que pretenden una Constitución a la Carta. Póngame cuarto y mitad del Titulo X del Reforma constitucional o 200 gramos del Titulo VIII de la Organización autonómica. A pesar de que los catalanes fueron los españoles que más votaron Sí en el Referendum de la Constitución, hay algunos que ahora sólo quieren el solomillo.

¿De verdad que España pretende que los separatistas, el mentiroso del seiscientos y alguno de estos otros chicos que, -para negocio de otros,- acaparan innecesariamente los telediarios, se hagan con el gobierno de España fracturándola?

500 años juntos y la ley de nuestra parte. Y ahora va uno de Podemos y dice, -solo como estrategia para desbancar de allí al PSOE/PSC, – que Cataluña y los demás tienen que autodeteminarse igual que su escalera.

España está derrochando recursos humanos y materiales que le harían falta. No se puede soportar esta tensión diaria, este absurdo desgaste de fuerzas, esta pérdida de tiempo y este hartazgo de la ciudadania y del Estado, aprovechado de contrario por quienes en provecho propio, para ganar poder en el Estado, la quieren romper o debilitar.

El problema catalán no tiene solución, decía Ortega, Sólo puede conllevarse, por ser esencialmente un problema sentimental. Pero con ser verdad, obviaba el egregio maestro que en realidad se trata de dos problemas. Para el primero tenia la solución. Para el segundo no.

Uno es el sentimental y otro diferente cuando ese sentimiento se instrumentaliza por algunos con medios a su disposición hasta el límite de llegar a desafiar, atacar e incluso saquear al Estado. El Pujolismo, Más y el trampantojo secesionista para ocultarlo han manipulado ese sentimiento en su favor y la cosa ha ido degenerando. Así Homs, Tardá, Rufián o Puigdemont.

En España, hasta para enhebrar una aguja hay millones de opiniones. Cuando el Gobierno no actúa porque no actúa y cuando actúa porque lo hace. Por eso en España la historia enseña, desgraciadamente, solo una autoridad fuerte es respetada. ETA y el separatismo catalán no se movieron durante la dictadura franquista, pero a medida que las libertades triunfan algunos aprovechan para usarlas en provecho propio y vulnerar las de los demás. Y si ese sentimiento nacionalista es hoy mayor es por la dejación del Estado con su postura de apaciguamiento.

Una Nación no soporta el desgaste de dedicar durante años tantos esfuerzos y recursos del Estado a quienes utilizan esos mismos medios facilitados a combatir contra el Estado mismo que los facilita.

Si la ley no se cumple está la fuerza coactiva y proporcional del Estado constitucional para hacerla cumplir. Sin ella, y es triste constatación, como sucede desde hace demasiado tiempo en Cataluña la ley es papel mojado.

¿Qué parte de la Constitución le viene a usted mejor cumplir? Qué dia le viene bien. Para darle hora. Quiere ver la carta de derechos? No se preocupe. Puede cumplir los que quiera. Le quitamos las espinas y la parte que le resulte desagradable y se lo ponemos para filetes.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído