Juan Pablo Colmenarejo

¿Qué quiero ser de mayor?

¿Qué quiero ser de mayor?
Juan Pablo Colmenarejo (COPE). PD

Si Sánchez gana las primarias del PSOE y, como se empieza a calcular ya, hay otra vez elecciones porque no hay votos suficientes para los presupuestos, a quien peor le va a sentar es a Rivera.

El reagrupamiento del voto del centro-derecha en el PP seguirá la tendencia iniciada en junio del 2016.

A Ciudadanos le vendría muy mal otras urnas este mismo año. Su voto no va a ir a más, pero sí a un poco menos, porque el PP se volverá a presentar como el mal menor frente a infantilismos o populismos. Ya se sabe que el voto útil está especializado en fundirse a las bisagras.

El partido de Rivera ha logrado llegar mucho más lejos que el CDS y UPyD. En Ciudadanos se sabe y se dice entre dientes y pasillos que todo es Rivera. Por dentro y por fuera.

Sólo llegas arriba si estás cerca del jefe. Pero, de momento, le avalan los resultados, no como a Rosa Díez, quien además confundió su persona con el todo y no rectificó a tiempo. Rivera sabe que cuenta los votos por millones y los escaños por decenas.

Es un capital cosechado en muy poco tiempo que conviene cuidar con esmero. Por eso quita su cara de la sede y cambia de ideología.

Adopta el liberalismo progresista y abandona el fundacional socialismo democrático con el que empezó en Cataluña. Los que iniciaron el camino con él recelan ahora de este salto de conveniencia.

El éxito de Ciudadanos en Madrid o en la Comunidad Valenciana obliga a poner un red para que no se escapen aquellos votantes del centro-derecha que, les guste más o menos a los de Rivera, son los que les han puesto en su actual sitio en el Congreso.

Es la derecha enfadada con el PP por la subida de impuestos, la corrupción o los incumplimientos del programa electoral. No es que Ciudadanos supliera todo lo que no había hecho el PP. Simplemente han servido como recogedor del antimarianismo.

Hasta el momento Ciudadanos ha apoyado medidas intervencionistas y de más gasto público. Es decir, que nada de lo hecho hasta ahora cuadra con el liberalismo progresista al que se apuntan.

Bien es cierto que tanto en uno como en otro concepto ya cabe todo y es igual de moldeable que la socialdemocracia, que practica hasta el PP. Rivera ha entrado en la madurez política después de apoyar dos candidatos distintos a la investidura. Los partidos bisagra sirven para completar mayorías y formar gobiernos. Entrar en uno de ellos es lo que le falta para hacerse mayor.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído