Victor Entrialgo de Castro

El juicio de Mas que echábamos de menos

El juicio de Mas que echábamos de menos
Víctor Entrialgo de Castro, abogado y escritor. PD

Todos los déspotas se han escondido siempre detras de sus súbditos cuando han tenido que dar cuenta de sus propios actos.

Ante semejante circo y coacción instituvionalizada llegando casi una hora despues el Tribunal debió suspender hasta el dia siguiente y asi hasta ir despejando la coacción.

Arturo el cínico prevaricó y desobedeció. El responsable, ha dicho, fui yo, pero los culpables son los voluntarios. Menudo mártir de chichimoni.

Eso ha dicho Mas tratrando de disfrazarlo y aparentando otra cosa. Prevaricó y desobedeció, de eso no hay duda.

Evidentemente sabia de la prohibición. Y ordenó abrir los colegios y todo lo demás, con lo que costó. Lo sabia y además la ignorancia de la ley no excusa de su cumplimiento.

Para algunos, a quienes debiera sonrojar, la justicia es ver quien tiene más amigos palmeros o más empleados que deben el puesto a tu dedo, que te acompañen al juzgado.

Los acusados se han refugiado cobardemente en los voluntarios a quienes por lo visto nadie aleccionó y que, espontáneamente y sin intervención alguna de funcionarios de la Generalitat, como han declarado en el juicio, se levantaron un dia y fueron hasta Omnium Cultural a por pitos y a por flautas. 6 millones para la consulta en pitos y 7000 millones, para pedirle a España flautas.

A Mas y sus Consejeras, Rigau y Ortega se les ha visto en el juicio con la sonrisa congelada aunque, con todo ese cúmulo de coacción organizada parece evidente que los juicios de las altas Autoridades de las Comunidades autónomas no debieran ser competencia de los Tribunales Superiores de Justicia de las mismas, sino de la Audiencia Nacional o del Tribunal Supremo.

Llegar tarde, aducir que el Tribunal Constitucional no le advirtió de las consecuencias o de que la ley se cumple, o negar que hubiese ánimo de desobedecer, es de un cinismo que no cabe en Cataluña y traspasa los límites de la tomadura de pelo a toda la Nación.

Los acusados se mostraron ayer incómodos y aunque frente al desafio de entonces ayer dijeron que no sabian que la ley se tiene que cumplir, no las tienen todas consigo.

Teresa Freixes Presidenta de Concordia Civica lo ha expuesto muy bien. Esta gente pretende apoyarse en la democracia para violar la ley, cuando ambas están intrinsecamente relacionadas.

Y tampoco se puede hablar victimistamente de judicialización política porque en todos los paises EEUU hoy o Alemania y Baviera antes de ayer, cuando existen conflictos politicos se sustancian en los Tribunales.

¿Donde si no se va a acudir cuando un Presidente autonómico se salta flagrantemente la ley ignorando la historia, las consecuencias previsibles y las imprevisibles de su desafio y de sus actos?

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído