Cristóbal Valladolid

El Yate Azor

El Yate Azor
Cristóbal Valladolid. PD

En 1985 tras ganar el PSOE las elecciones, Felipe González se tomó unas vacaciones, permitiéndose durante las mismas, un viaje de pesca en el Yate Azor.

Tras su desembarco, se encontró con fuertes críticas provenientes de los partidos de izquierda, pues se consideró una especie traición el que hubiese utilizado el barco en el que también pescaba Franco en sus vacaciones.

A partir de aquí, y por aquello de lo políticamente correcto, ya nadie se atrevió a utilizar ese barco, que en realidad no era de Franco sino de la Armada. Tras años de desuso, se puso a la venta, eso si, quien lo comprase, tenía que comprometerse a desguazarlo.

Debido a esa condición, a nadie interesaba, y se vendió a precio de chatarra, por 4.670.124 pesetas. «El yate estaba en perfecto estado de revista. El suelo y las paredes eran de fresno, nogal, roble y otras maderas nobles» manifestó el propio comprador, quien a la vista de lo cual intentó convertirlo en un hotel flotante.

Pero no; fue imposible, había sido empleado por Franco y estaba contaminado, era un barco malo. No se podía siquiera vender en el extranjero, había que destruirlo.

Bueno, por suerte no han derruido el Palacio de El Pardo, donde vivió Franco.

Al parecer, todo lo que hizo Franco fue malo, si dices que algo hizo bien, como por ejemplo, los pantanos, los planes de desarrollo, la alfabetización masiva, la seguridad social, el haber dejado a España como la 9ª potencia económica del mundo, todo malo, dejas de ser demócrata, inmediatamente te ponen la etiqueta de facha, fascista, etc.

Al parecer nuestra izquierda, solo está interesada en el revanchismo, es una izquierda vieja y agotada, que no mira al futuro, solo mira hacia atrás como hacen los viejos, porque saben que su único futuro es la muerte.

Ahora quieren desenterrar a Franco, después de más de 40 años, parece ser que esto nos va a hacer más demócratas. Yo propondría que en vez de sacarlo del Valle de los Caídos, hiciésemos una fosa nueva junto a la de Franco y enterrásemos allí a Santiago Carrillo, si como dicen, uno era un criminal de un bando, ponemos un criminal del otro bando, y todos contentos.

¿Porqué no nos dejamos de tanto revanchismo, tanto agarrarse al sillón, tanto chupar sueldos y prebendas, con cargo a la hacienda pública, y nos dedicamos un poquito mas a solucionar los problemas del país?.

No es broma

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído