Cristóbal Valladolid

Democracia de militancias

Democracia de militancias
Cristóbal Valladolid. PD

Vamos mejorando nuestra democracia, vamos dejando de ser democracia de partidos para poco a poco convertirnos en democracia de militancias, o sea la partitocracia en versión 1.2 para expresarlo en forma digital.

O sea, que ahora el 50% del voto electoral está en manos de lo mas extremista y lo mas interesado de cada partido, pues está claro que quien se apunta a un partido, es por lo general quien quiere meterse en política o alguien radical en cuanto al ideario del partido, gente anclada en el pasado.

Da vergüenza ver a los dirigentes de los partidos con la boca llena de democracia, escupiendo cada dos por tres que en su partido «quien decide es la militancia», y cabría contestar que «que pasa con los que no somos militancia», porque al final, cuando votemos solo ratificaremos a alguno de los que ya ha elegido la «militancia».

Parece fuera mejor el sistema digital y que los candidatos sigan siendo digitalizados por los propios partidos, pues cabía esperar, aunque no mucho, que quien es nombrado a dedo, lo sea por sus meritos, entre los cuales debía encontrarse el conocimiento mínimo y la capacidad de lidiar con los problemas de España.

Así que paso a paso vamos progresando, hemos pasado de la democracia orgánica, a la democracia de partidos, modificada ahora como democracia de militancias, aunque afortunadamente también tenemos ya en la recámara otro gran sistema que es la democracia popular versión 1.3 (la 1.2 es la de Venezuela ), de los antiguos países comunistas europeos, que aunque ya extinguida en Europa, parece ser se está promocionando desde el Palacio Vistalegre de Madrid.

En fin, con lo sencillo que sería una democracia sin adjetivos, una democracia a secas, en que quien quisiese, se presentase a las elecciones sin tener que apuntarse a ningún partido, ni formar parte de ninguna militancia.

Pero claro, con el sistema actual, quien tendría que arreglar esa carencia democrática y a mi modo de ver inconstitucional, tendrían que ser los propios partidos, los que monopolizan el Poder, y el Poder aunque sea por razones de democracia, es muy difícil de soltar.

No es broma

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído