Francisco Hernández

Pablo Pablito Pablete mira bien con quien te metes

Pablo Pablito Pablete mira bien con quien te metes
Francisco Hernández. PD

Rajoy tira de Robespierre para parar los pies al guerrillero de la coleta; mil perdones a los guerrilleros de profesión; pues estos que envía a las tertulias hay que ver lo modositos que son. Con lo agresivo que esta él en la cámara, tirando de la cal, al mejor estilo del mortero romano.

Maximilien Robespierre, revolucionario francés (nacido en Arras 1758 y muerto en Paris 1794) el pájaro éste, que gracias a Dios recibió del mismo caldo que repartió fue algo así como un coletas de la extrema izquierda, de la igualdad, la fraternidad y nada de humildad. Robespierre toma el poder a la muerte de Mirabeau, nada más y nada menos que un caudillo revolucionario; yo siempre he pensado que los caudillos eran derechas y bajo palio, pero mi ignorancia es sublime. Fue referente político de los Jacobinos y en el mismo 1794 consiguió, que la convección instaurase una religión oficial revolucionaria, EL CULTO AL SER SUPREMO, amárratela al muslo Nicolás. Con estos eruditos y maestro de la izquierda como no van a estar estos podemitas tan subiditos. Aunque lo de jacobino puede ser que le suene a algún tipo de filete empanado ruso. También consiguió que las asambleas al mejor estilo de la plaza mayor de Madrid, aprobaran una ley por la que se ABREVIABAN los trasmites procesales y así la guillotina no parara de funcionar ni para amolarla. Iniciando así el mayor periodo de TERROR, jamás conocido en época alguna en el nombre de la libertad. Allá por el mes de julio del mismo año anuncio una depuración dentro del mismo Comité de Salud Pública. Como sería la depuración, que para frenarlo fue acusado de tiranía y detenido. Al día siguiente fue procesado por los suyos y ejecutado, así que toma nota Pablete y mira con quien te metes.

El jacobino fue el partido más demagógico y SANGUINARIO de la revolución francesa, y dio paso a la edad contemporánea. Estos peleaban encarnizados con el partido girondino, algo menos violentos, pero poco menos. Cuantas similitudes se están dando, yo casi estoy preocupado porque la historia, esta para algo más que recordarnos de dónde venimos y a donde nos dirigimos.

Va a ser verdad que la realidad supera a la ficción, pues aquí no hay ficción ninguna, pero si mucha fricción, odio injustificado, en gente tan joven que es injustificable por mucho que a Zapatero le interesara la crispación en la calle.

Ese es el talante del gobernante, el que se sienta con el gorila rojo. Al que solo le falta ponerse el chándal del espetero. A donde moño vas Zapatero.
Yo, como siempre, me pregunto ¿este tío que ha negado lo innegable hasta la saciedad, podrá dormir tranquilo? Esta socialdemocracia española no va a ser capaz de pensar en el bien nacional, y dejarse ya de demagogias. Ahora comprendo aquello del señor Guerra, cuando dijo, Robespierre ha muerto.

Pero claro es que el Mirabeau este realmente era (honore Gabriel Riquiti) conde de Mirabeau, el más célebre orador asambleario constituyente del momento (1749-1791) este tendió a conciliar la autoridad Real y la libertad Nacional. Fue una pena que muriera el hombre.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído