Cristóbal Valladolid

La Mafia

La Mafia
Cristóbal Valladolid. PD

Entre lo poquísimo en que estoy de acuerdo con Podemos, está la afirmación de que para hacer política en España tienes que pertenecer a la «Casta»; yo hace tiempo que vengo diciendo lo mismo, aunque yo lo llamaba la «Mafia».

Todos conocemos o hemos oído hablar de la Mafia, organización internacional de delincuentes italianos con origen en Sicilia. Hay incluso quien dice, que en su origen, fue una organización promovida por el Rey de España, con fines de inteligencia política o incluso policial cuando Sicilia era española.

Y es que los partidos españoles son una mafia, porque una de las características de la Mafia moderna, es la organización, o sea el reparto de la actividad delictiva de la que se nutren, así por ejemplo, en Nueva York, la Mafia consiste en una organización de delincuentes, en la que cinco familias, se reparten la ciudad por distritos para evitar matarse entre ellos y que el pastel se eche a perder.

No olvidemos, que los partidos políticos, aunque por supuesto no matan a nadie, son una organización de delincuentes, – y no me refiero a la corrupción de algunos, que también- pero han violado desde el principio la Constitución Española, y ello, aunque no siempre esté tipificado en el Código Penal es un delito; se conoce también como delito a toda aquella acción que resulta condenable desde un punto de vista legal, ético, o moral, aunque no tenga consecuencias penales.

La mafia de los partidos españoles, me recuerda a lo que he leido sobre las cinco familias de Nueva York; al igual que ésas, los partidos se reparten el pastel, cada uno va por su cuenta en su barrio ideológico, pero cuando se cuestiona a la organización, se unen como una piña.

Viene a cuento, porque el Parlamento ha aprobado una subcomisión para la reforma electoral – los medios no parecen haberle dado mucha importancia-, parece ser que una de las reformas propuestas sería la de Ciudadanos, que pasa en primer lugar por desbloquear las listas electorales para que los electores puedan no solo elegir partidos sino también personas.

Creo que eso sería fantástico; poder presentarse a unas elecciones sin tener que apuntarse a un partido, pero la verdad, no creo que ellos quieran decir eso: que los partidos renuncien a presentar listas de candidatos en exclusiva, sino mas bien que los votantes pudiesen alterar el orden de las listas, o tachar los nombres que no desean votar.

A mi modo de ver, si se cambia la Ley Electoral (LOREG), lo primero que debería hacerse es adecuar dicha ley a la CE, para que cualquier español pudiese presentarse a cualquier tipo de elección política, individualmente, libremente y sin ataduras a partido alguno.

Ahora eso es imposible.

En definitiva, si verdaderamente se quiere terminar con la Casta/Mafia de partidos, lo que hay que hacer, no es solo abrir listas, que también, sino acabar con el monopolio de los partidos a la participación política. Esto se consigue permitiendo que cualquiera, interesado en participar en unas elecciones, no tenga que hacer mas que comunicarlo a la junta electoral correspondiente.

Pero mucho me temo, que ni Podemos, ni Ciudadanos, ni ninguno de los de siempre, vayan a proponer nada parecido, porque los que se quejaban de la «Casta», lo que en realidad querían decir era que reclamaban su derecho a integrarse en ella. Ahora que lo han conseguido, la palabra ha caído en desuso.

No es broma

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído