Federico Jiménez Losantos

Los inhabilitados

Los inhabilitados
Federico Jiménez Losantos. PD

Los inhabilitados tras la sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (cuatro siglas, cuatro mentiras, como URSS y CGPJ) no son Mas, Rigau y Ortega, sino los houdinis de esa obra maestra de escapismo:

«No puede descartarse un juicio interpretativo que se represente la posible legalidad del proceso».

Puede y debe: Arcadi Espada recordaba ayer a Mas diciendo «si la Fiscalía quiere saber quién es el responsable de abrir los colegios, que me mire a mí; el responsable soy yo y mi Gobierno». ¿Cuántas veces han repetido los golpistas «Lo volveríamos a hacer»? Si no vivieran en Estocolmo, hasta los jueces las habrían oído.

Lo de que se puede desobedecer y no prevaricar es dogma nuevo: la Inmaculada Prevaricación. También -y ésta es hazaña fiscal- se puede prevaricar y no malversar fondos.

¡Cuando se guardan hasta facturas de empresa por los gastos del referéndum golpista del 9-N! Claro que, a lo mejor, estos magistrados suecos son los únicos que no saben que el referéndum tenía y tiene como único objeto destruir el Estado y el régimen constitucional que ellos juraron defender y del y por lo único que cobran.

Es el Estado de Derecho el que queda inhabilitado tras una sentencia que eleva a un nivel estratosférico la múltiple vara de medir, según donde el magistrado-sastre haga el traje al justiciable.

Ejemplos: boicot y empujón en la librería Blanquerna, seis años de cárcel. Un millón de euros de blanqueo marital, año y medio de cárcel a la Pantoja. Una del PP valenciano, por 20.000 euros, diecisiete años de cárcel. La Infanta Cristina, enamorada y absuelta.

Anuncian, preparan y perpetran un golpe de Estado para destruir el régimen constitucional y la integridad nacional y los jueces dicen que alguien se despistó algo. El desconocimiento de la ley no exime de cumplirla, salvo en Cataluña. Allí, se jactan del delito, acosan a los jueces, insultan a la fiscal, llega la Justicia, se levanta la venda y le da un besito al revoltosín.

Inhabilitados quedan también los partidos que dicen defender la Constitución y a España. Dice Pablo Casado que la sentencia prueba que la ley es igual para todos. Y Rivera que «al ocupar un cargo público» no puede comentarla.

Olé. Quedan inhabilitados los rumores de que en Cataluña había oposición, y era Ciudadanos. E inhabilitada la ciudadanía, en general.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído