Apuleyo Soto

Romance de la seguridad ciudadana

Romance de la seguridad ciudadana
Apuleyo Soto. PD

Dice que dice que dice
la policía rearmada
que estamos a buen recaudo
del terrorismo en España
porque está continuamente
en perfecta orden de guardia
y ha abortado no sé cuántos
intentos de masacrarla.
Ya preparación le sobra,
buena intención no le falta,
pero me temo que no
nos basta con su palabra,
ya que en nuestros aledaños
-Turquía, Bélgica, Francia,
Túnez, Egipto, Marruecos,
Argelia, Siria, Alemania,
Holanda, Estados Unidos
e incluso la Gran Bretaña…-
golpea a más no poder
con saña brutal y airada
en nombre de Alá «el piadoso»,
el que al infiel avasalla
dejándolo tinto en sangre,
¡oh manantial del que manan
nuevas rosas cada vez
que el ISIS sin piedad mata!
Alándalus, ten cuidado,
guárdate de él Granada,
guárdate de él Sevilla,
guárdate, Córdoba llana… ,
quiere para sí la Torre
del Oro dodecagrama,
quiere para sí el alfange
del Guadalquivir del agua,
quiere para sí Almería,
Murcia, Valencia y La Mancha,
quiere para sí Almudenas,
castillos y barbacanas,
quiere para sí mezquitas,
quiere para sí la Alhambra,
y quiere la Aljafería
y hasta quiere las campanas
almanzoras de Santiago,
-que es la tierra más cristiana-,
como demostró en sus múltiples
y acometedoras razzias
de Tarifa a Covadonga
y luego en sus propios Taifas.
Ten cuidado, España nuestra,
ten cuidado, España, España.
La policía no puede
hacer frente a esa escalada
de terror por más que intente
retener tanta desgracia.
Dice que dice que dice
que nos protege y nos guarda,
pero un golpe repentino
la quiebra y la desbarata
con un camión y un cuchillo
en manos de su baraca
haciendo camino estéril,
por donde arremete y pasa
sembrando el temor y el pánico
por calles, barrios y plazas.
Ten cuidado y no te alteres,
mantén enhiesta la guardia,
la guadaña de la Muerte
no avisa, se está callada,
y en la barca de Caronte
se lleva con cuerpos, almas,
almas que los desalmados
piensan que no valen nada.
Lobos solitarios o
escondidos en manadas,
son traicioneros odiosos,
están siempre a la que salta,
portan un libro en la boca
y un puñal en las entrañas.
Atención vuelvo a pedir.
Al arma, guardias, al arma
para defender la tierra,
la honra, la paz, la casa
común que es el mundo libre
y de ser libres se trata.
Libres en las oficinas,
libres en las altas fábricas,
libres en las avenidas
y en las ciudades portuarias,
libres en el campo libre
y en las calles asfaltadas,
libres, libres, con las manos
blancas, blancas, blancas, blancas…

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído