Juan Pablo Colmenarejo

El triunfo de la vieja política

El triunfo de la vieja política
Juan Pablo Colmenarejo.

No les falta razón a los que critican que el proceso de elección de líder del PSOE va a durar nueve meses.

Es cierto, pero resucitar a un muerto es lo que tiene. Necesita su tiempo de cocción. Desde el primer segundo al frente de la gestora, Javier Fernández le puso cloroformo al problema. Ha ido espabilando la situación a pasos cortos.

Su intervención de este 25 de marzo de 2017 colocó de nuevo al PSOE en el eje del centro izquierda, demostrando que la vieja política tiene en la definición de lo clásico, lo que no se puede hacer mejor, la receta: «El PSOE no es una plataforma electoral al servicio de un líder».

Fernández es el veterano que toma el mando del vestuario cuando el entrenador ha metido al equipo en zona de descenso con tácticas disparatadas.

Tiró de galones intelectuales, cuando la gente lee suele pasar, y de sentido común para escribir el libro socialista de autoayuda:

«Cambio, responsabilidad, moderación y un único discurso en toda España son los ingredientes que hicieron del PSOE un partido grande».

El PSOE se ha fragmentado a imagen y semejanza del Estado de las autonomías. En eso, y en otras cosas, han perdido el equilibrio quedándose sin el discurso recuperado ayer por Fernández en una clase magistral de vieja política.

Lo que mantiene pegado al PP, aunque también contagiado de esa fragmentación del poder político, es la defensa de la España constitucional, sin distinción de territorios. Rajoy se ha quedado con la enseña de la igualdad de derechos de todos los españoles en el Estado del bienestar.

Fernández marcó ayer la senda del futuro. Sus palabras son un regalo, sin acuse de recibo, a quien gane las primarias. El PSOE necesita una idea de España y Fernández se la dejó puesta en un marco:

«Un único espacio público compartido, un único sujeto de derecho y obligaciones políticas, una única ciudadanía».

Rodríguez Zapatero, y su heredero político, Pedro Sánchez, han llevado al PSOE a espacios ideológicos donde el PSOE hace mezcla con el independentismo y el populismo de la extrema izquierda. El discurso de Javier Fernández demuestra sabiduría política y sentido común.

La socialdemocracia europea puede rehacerse en los próximos meses, tanto en Francia como en Alemania, con discursos homologables al presentado por Javier Fernández en la conferencia política socialista.

En el PSOE, y también en el centro derecha europeo, se mira con expectación el fenómeno de Macron en Francia.

Observan como un joven socialdemócrata liberal de 39 años, sin partido, es capaz de reclutar a socialistas, centristas y conservadores para alcanzar la Presidencia de Francia.

Si eso ocurre, la vieja política se habrá reinventado, ganándole al populismo en su terreno. El PSOE no sólo elige un liderazgo. Escoge principio o fin.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído