Apuleyo Soto

Pelotas de padre y muy señor mío

Pelotas de padre y muy señor mío
Apuleyo Soto. PD

Tienen pelotas los padres
cuando sus hijos queridos
juegan «ar furbo» a pegarse
como malcriados críos.

Y entonces van y se meten
en el campo del contrario,
al que con furia acometen
por faltar a sus niñacos.

Quieren los padres horteras
defender a sus retoños,
y armados de ira paterna
los defienden puño en rostro.

El cuadrilátero así es
campo de minas sembrado
por brazos y puntapiés
de las bandas de ambos lados.

¿Hasta dónde llegarán
los insultos y desmanes?
Como el río, hasta la mar…
si el daño no hay quien lo pare.

Puño va, patada viene,
lo que fuera juego limpio
se ha convertido en patente
juego sucio de delito.

Porteros de la decencia,
parad la confrontación;
tarjeta rosa y expresa;
líbrese solo el balón.

Y fuera la violencia,
la que las gradas degrada
con «rómpele ya la pierna»
y otra serie de bobadas.

Si es que esos padres bandidos
esperan messis-ronaldos
de sus capullitos hijos…
empiecen por educarlos.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído