Antonio Burgos

Hoy es vigilia

Hay que felicitar a los hosteleros que en estos tiempos de laicismo cuelgan hoy esa proclamación de fe en forma de cartel

Hoy es vigilia
Antonio Burgos. PD

IGUAL que los hermanos de las cofradías en las solemnes funciones principales de instituto, ¿pueden los bares poner la mano sobre las reglas no escritas de las costumbres de la ciudad, que para nosotros es el Evangelio de la devoción que heredamos de nuestros mayores y legaremos a nuestros hijos, perpetuándola, y hacer una solemne protestación de fe?

Pues en otras partes del orbe católico no sé, y me importa además un pimiento saberlo; pero aquí en Sevilla, sí.

¿Y saben cómo un bar puede hacer pública y solemne protestación de fe? Pues colocando un cartel en la ciudad de los carteles. Un breve, tradicional, antiguo, manoseado, quizá enmarcado cartel, un letrero que pone: «Hoy es Vigilia».

-Óoooooole. Pues le cambio ese óle, amigo, por una buena tapa de espinacas con garbanzos en Casa Morales; o por un buen pavía en El Rinconcillo; o por un bacalati de Barea con tomati de Los Palacios en ese bar que usted conoce mejor que yo y de cuyo nombre lamento no acordarme, porque quizá va de «en un lugar de la mancha»: de la mancha de tomati del bacalati que se echó usted la Cuaresma pasada en toda la solapa del traje oscuro de los actos solemnes de la hermandad, y que no había cebralín que la quitara.

De todos los carteles de cada primavera, este de «Hoy es Vigilia» quizá sea el más sentido. Porque está pintado al estilo de Goya. Decía Goya, y ni Ricardo Suárez, ni Nuria Barrera, ni Manolo Salinas, ni Juan Roldán ni ningún pintor amigo me dejará por embustero: «El tiempo también pinta».

Y en Sevilla, ¿qué pinta el tiempo? ¡Pues anda que no pinta ná ni ná el tiempo en Sevilla! De momento, pinta de verdín y oro o de liquen y azabache los muros del famoso Bajante de la Catedral, ese Niágara a la sevillana para tardes lluviosas con cielo color panza de burra que cae sobre las losas de Tarifa de las Gradas junto a la Puerta del Baptisterio.

El tiempo en Sevilla pinta de un verde inconfundible el chafado terciopelo de los antifaces de los nazarenos del último tramo de la Virgen de la Esperanza. El tiempo en Sevilla pinta de color ala de mosca el negro del viejo ruán de ese penitente de Los Estudiantes que va con una cruz tras su Divino Catedrático desde que estaba en Primero de Derecho.

Y el tiempo, la costumbre piadosa, el arraigo en la fe, pinta estos carteles que cada vez se ven menos por los bares, por lo que hay que felicitar, como aquí hago pública y solemnemente, a los hosteleros que en estos tiempos de laicismo y de cobardía políticamente correcta cuelgan hoy esa proclamación de fe en forma de cartel de recordatorio de la abstinencia.

De esos carteles es preciosa hasta la palabra, tan nuestra: «Vigilia». En Castilla se escribe «abstinencia de carne», pero en Sevilla se pronuncia «Vigilia».

No hay que explicar que esta Vigilia de la Cuaresma no tiene absolutamente nada que ver con la Vigilia de la Inmaculada, cuando las tunas van a rondar a la Pura y Limpia en sus cien gramos de Catedral de la capilla del Postigo del Aceite… que era hasta hace poco el de freír calentitos para la Madrugada de ruán y terciopelo y para los Madrugones del Corpus y de la Virgen de los Reyes.

En Vigilia… Hablando de aceite, como la parábola de las vírgenes necias y las prudentes del Evangelio de San Mateo. Sevilla es una muchacha prudente que está tan nerviosa e impaciente ante la llegada de Cristo a Heliópolis, o a Pino Montano, o a Padre Pío, o a Torreblanca, o a Bellavista, o a San José Obrero o a La Milagrosa, que no coge el sueño.

Está en Vigilia de no pedir tapa de sangre encebollada y también en Vigilia de pasar en vela los últimos de estos 40 días y 40 noches, con los ojos bien abiertos, para no perderse un tintineo de caída de palio de cuanto se le avecina, ni el olor de cera ardiente de cuanto le aguarda.

Y lo dice el tiempo goyesco que también pinta, el sueño de la impaciente y vesperal razón que en este caso no engendra monstruos, sino perfecciones: «Hoy es Vigilia».

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído