Santiago López Castillo

Démonos el piro

Démonos el piro
Santiago López Castillo. PD

Si lleva usted un euro en el bolsillo, tírelo en la primera alcantarilla que encuentre. Está usted vigilado. La panda de podemitas, esos cutres que se expandieron por las ciudades como cucarachas, se la tienen jurada a la sociedad decente y con algún que otro principio, y eso que los perroflautas son hijos de papa. Pero hay que cambiar la faz de la tierra. Que no huela ni a Varón Dany en el más recóndito retrete de Quevedo. Qué decir del Chanel 5 de las señoritas del pan pringado. Están en plena función. Son actores con ceja arqueada tirando a ZP, un experto en derecho internacional tirando de la levita a Maduro.

La máxima de estos deslenguados es cagarse en todo lo que pillan. La provocación, en una palabra. Y ya están escenificando la Semana Santa que los píos acogerán con el otro carrillo y lo último de estos desvergonzados es equiparar a Cristiano Ronaldo con Cristo en la Cruz para un torneo de no sé qué mandangas. Un día, pese al heroico pacifismo religioso, los católicos no tendrán más remedio que salir a la calle y darles de hostias a estos irreverentes podemitas. Ya lo escribió usted fechas atrás en uno de sus artículos: «Objetivo, el cristianismo». O lo que es igual, derrotar Occidente.

Aquí, hoy día, sólo tienen patente de corso los homosexuales, las lesbianas y las transexuales. En consonancia, las leyes que se fraguan en las Cortes sólo son para los desviacionistas del sexo, esa educación que se imparte desde la más tierna edad. Me molesta tanto el mariconeo -de uno y otro lado- como el que al Parlamento llegaran, un suponer, los machos ibéricos con pelos en el pecho. Ahora, unos ineptos, de los que están impartiendo el anarquismo, joder, Bakunin y la FAI cómo florecen, están representando el libertinaje y sacan a escena a los «ricos»: Botin, las Koplowitz, monseñor Escribá de Balaguer, Carlos March, el que más ha hecho por la Cultura, hasta la Thyssen Bornemisza. O sea, todo lo que huela a capitalismo.

Esto que ocurriendo, y desde planos distintos, nos puede recordar el Frente Popular del que tan infausto recuerdo tiene la España contemporánea. Aquí te la juegas. Al volver la esquina, te pueden sacar hasta los higadillos.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído