Federico Jiménez Losantos

‘Deudópatas’ y ‘gastófilos’

'Deudópatas' y 'gastófilos'
Federico Jiménez Losantos. PD

Entre los 350 diputados que, incluyendo rufianes y maleantes, se sientan en el Congreso, no hay un solo liberal, o al menos que, por serlo, se atreva a serlo contra su partido.

No albergamos, pues, la esperanza de que en el debate de los Presupuestos -que es para lo que se ha inventado el Parlamento: controlar el gasto del dinero de todos- él, ella, elle o ello se levantara y pusiera a caldo al resto de las bancadas, incapaces de ponerse de acuerdo en nada, ni siquiera en conservar España, salvo en dos cosas: el aumento ilimitado del gasto público y el infinito crecimiento de la deuda. La casta política española, en sus diversos hierros, rebaños, ganaderías y manadas, nos ha convertido en un país de deudópatas y gastófilos.

Hubo una época en que el PP se decía devoto de aquel Santo Temor al Déficit de nuestros abuelos liberales.

Ahora, está al frente de la cáfila del derroche. Montoro, más crecido que nunca, marca el paso de la oca y todos le siguen marcialmente. Jamás se han cumplido, y lleva seis años haciéndolas, sus previsiones de ingresos fiscales, así que el tinglado presupuestario falla por la base.

Da igual: hay un consenso subterráneo de todos los partidos para gastar lo que no tenemos y endosarles la deuda a nuestros hijos. Montoro es sagrado.

Este año, lance temerario con el toro de la oposición sin afeitar, hasta se ha adornado diciendo una verdad: la hucha de las pensiones, creada cuando fue ministro de Hacienda, no de la Ruina, nunca dio para cubrir más de seis meses de emergencia: 68.000 millones.

Pero se calla el problema financiero más grave de España: que el sistema de pensiones es inviable. A cambio, anuncia un timo: no gastará la calderilla de la hucha, insuficiente para el boquete anual, pero se dará a sí mismo un crédito que engordará la ya enorme deuda pública: más del 100% del PIB y 35.000 millones en intereses.

La Autoridad Financiera Independiente dice que con un déficit estructural y sin voluntad de cambio es imposible que en 2030 bajemos al 60% del PIB en deuda pública, meta de Bruselas. Como si dice misa.

Montoro ha comprado la paz sindical con casi 300.000 empleos públicos que harán fijos a los interinos de las mareas, en concursos vetados a los demás licenciados, sepan lo que sepan. Los maestros dirán que por Madrid pasa el Ebro y las Cortes aplaudirán.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído