Jesús Millán Muñoz

¿Por qué Sánchez va a ganar las primarias?

¿Por qué Sánchez va a ganar las primarias?
Jesús Millán Muñoz. PD

Nunca cito nombres concretos de personas, pero este artículo será una excepción, no es mi intención con este artículo hacer de profeta, porque existen cientos de variables que desconozco, ni menos aún, que alguien se sienta ofendido, sino es un modesto análisis, que llevo rumiando desde hace varios meses.

1. Parto del hecho, que mi conocimiento teórico de la política teórica y de la práctica, no llega al cincuenta por ciento, parto del hecho que mi inteligencia y racionalidad también es limitada, parto del hecho, que mi conocimiento de la realidad política práctica entre bambalinas, grupos de presión o de opinión, estructuras de clases culturales, económicas, sociales, religiosas, etc., que gestionan los países es del treinta por ciento de la realidad, parto del hecho, del principio, que el conocimiento teórico y práctico de la política europea y mundial, pues quizás no llegue al veinte por ciento. Por lo cual, todo lo que exprese a continuación será falso o erróneo, por deformación, por falta de conocimientos teóricos, por falta de conocimiento de la realidad, y por múltiples razones, pero desde alguien del pueblo que todavía va en metro-autobús-andando a casi todos los lugares de la vida de su ciudad. Que va pasando de una tasca a otra, viendo las opiniones, si no de todo el pueblo, si de mucho, lo que se dice entre conversaciones informales, y no lo que hay que expresar delante de los mandos superiores de los propios partidos de cada uno, etc., mi opinión es la siguiente:

– Parto de la tesis y he llegado a la conclusión hipotética que el Sr. Sánchez va a ganar las primarias, en su organización sociopolítica, por muchas razones, razones que a veces, no se quieren decir, o ver, o percibir o pensar, entre otras.

En cierto tanto por ciento de la militancia, creen que ha sido defenestrado de forma incorrecta, aunque no analizan las razones del por qué sucedió ese espectáculo trágico y triste de octubre del año pasado. Lo cual, sea verdad o falso o erróneo o a medias todo, ha quedado como victima, y tengamos en cuenta, que en nuestro país, haya mucha población o poca escéptica-agnóstica-atea-increyente-no practicante, estamos hasta la médula cohesionados por el concepto de victima-salvador, que nos ha enseñado durante siglos la religión, y esto ha pasado también al mundo secular. El síndrome de Robin Hood del que tiene buena voluntad y de David contra Goliat, vende mucho, sin negar, que el Sr. Sánchez lo sea o no lo sea. No entro en esa cuestión.

– Durante meses y semanas, reflexiono sobre una imagen, que nos proporcionó esa famosa reunión de octubre del año pasado. En la cual dos señores mayores reñían y discutían en la calle, y si no llegaron a las manos, poco les faltó.

Me recordó otras dos imágenes, una la de los dos hombres semienterrados, pintura de Goya, ambos peleándose a bastonazos. Y me recordó y recuerda, digamos un enigma histórico, que durante décadas he intentado comprender y entender, y que hace unos años se revivió en una película, en la Alejandría de los primeros siglos, ya aprobado y legalizado el cristianismo, dos corrientes del cristianismo, los «arrianos y los católicos ortodoxos», diríamos hoy, tuvieron enfrentamientos muy graves. Y durante décadas no entendía el por qué, cómo por diferencias dogmáticas, se puedo llegar a eso. Hasta que por causalidad y casualidad, me enteré, noticia que no sé si es cierta, que a partir de Constantino, los obispos llegaron a tener cierto poder de representación imperial, cierto poder político y material. Y si esto es cierto, entonces la luz se abrió en mis ojos.

Entienden ustedes la comparación y la metáfora y el ejemplo. ¿Se están jugando gobernar o no gobernar, y posiblemente, a muchos les interesa mucho lo primero y no lo segundo, además de cuestiones ideológicas…? ¿Porque es repartir el poder, y quién gestiona ese poder, y todo lo que el poder acarrea de bueno, qué personas y de qué ideología o siglas…?

– Parece ser que se está produciendo el fenómeno, que en el siglo anterior, República y aledaños, denominaron «entrismo», o dicho de otro modo, la «filtración de un partido por otro, o de una ideología por otra».

Desconozco si esto es verdad, pero en cuanto a las votaciones de primarias y otras, esto es fácil de solucionar, aunque me temo que ya es tarde, solo tendría voto en las primarias, aquellos militantes, que al menos lleven tres años de militancia en el partido…

Claro está otros tipos de variedades de entrismo, en mítines, en organizaciones asamblearías, etc., es obvio que tendría otra respuesta y solución.

– Es voz común, a baja voz, que si el Sr. Sánchez gana las primarias, hará pactos con otros partidos de izquierdas, moderados y no moderados, y con otros partidos, nacionalistas, moderados o menos moderados.

Si se hacen estos pactos de gobernabilidad, como se indica, no entro si son buenos o son menos buenos, para el conjunto de la sociedad-país-Estado, de las actuales generaciones y futuras, la realidad, «es que el partido, combinándose con otras fuerzas ideológicas, por pactos», ganarían posiblemente las elecciones dentro de tres años, o si quieren adelantarlas, por moción de censura, dentro de dos…

«Viva el Betis aunque pierda». Estar en poder y en el poder del gobierno-Estado, y por consecuencia de muchas administraciones, supone, repartir muchos trozos de tarta en muchos sentidos, y a muchos niveles. De cargos y cargas, de representaciones y de gobierno, a y en toda la escala jerárquica de la sociedad y del entramado del Estado.

Por lo cual, aunque «el ganar», se plantee desde la ideología y desde los propios principios, que también será así, no cabe duda, que «también es repartir, de forma legal, siempre estoy hablando de forma legal, la tarta del poder y el chocolate del loro, a unas personas y no a otras, dar a unas y quitar a otras, a unos nombres concretos y no a otros». Reitero y repito, de forma legal. Nadie me o se confunda con mis intenciones y con mis palabras.

– Durante lustros, un error estructural, ha sido, por parte de las ideologías predominantes, y de las organizaciones sociopolíticas, en mayor o menor grado, ha sido la siguiente: «la confrontación constante entre la izquierda y la derecha moderada». Cuando, si hubiese sucedido como en otros países de nuestro entorno, lo normal hubiese sido, analizar-criticar, cuándo hubiese sido necesario más colaboración, más pactos, más entendimiento, menos crítica negativa, y cuándo no, pues no.

Porque quizás, había más puntos en común, que disidencias, en cuestiones de Gobierno y de Estado. Pero una parte de militantes, por muchas razones, y no todas buenas y eficientes y morales, se han acostumbrado a los tópicos de ir contra los otros. Cuándo los otros, tenían en muchos puntos, puntos en común en ellos, y además lo exigía el bien del Estado, el bien común y el bien general, la soberanía real y teórica del Estado… Esto ha llevado en estas décadas a errores estructurales y coyunturales, ahora ya de muy difícil solución. En definitiva, dos grandes mastines, han estado, en constante lucha y ladridos entre ellos, y otros se han ido llevando las viandas.

– No podemos negar, las informaciones escondidas, que se tengan, de la famosa corrupción, que se saca, de forma similar, como los regimientos se sacaban a las calles en el siglo diecinueve.

Cuándo con los papeles, a quienes interesen y los tengan, se saquen al foro público de los mass media, dichos papeles, entonces, ya será el arma definitiva, el arma total y el padre-madre de todas las bombas-guerras políticas por el Gobierno-Estado… Hoy esta combinación de «papeles-corrupción-declaraciones de la renta-cuentas bancarias», puede derribar gobiernos, o al menos, personas, y esto ha dado tan buenos resultados para algunas ideologías, que seguirán haciéndolo, incluso con los que ahora pueden ser socios y hacer pactos, cuándo les convenga, cuándo unos y otros, cuándo se tengan acceso a los potenciales y posibles papeles, a la letra pequeña de las cuentas y de las partidas y gastos, cuándo se confronten cifras y números y gastos de años y lustros anteriores, según se dice en círculos cerrados y en conversaciones privadas de algunas entidades sociopolíticas. Cosa que desconozco si es verdad o si es una exageración, porque siempre he partido, que creo que «El tema de la corrupción se está exagerando en muchos sentidos y se está utilizando para derribar a personas y gobiernos, incluso cambiar el sistema».

Se dice, que el régimen hitleriano destruyó todos los papeles de la burocracia de la solución final, pero no pudieron o no les dio tiempo o no fueron conscientes, de destruir la mayor parte de los movimientos de los trenes de Alemania, y por ahí, se ha obtenido multitud de informaciones…

La cuestión es fácil, si hay voluntad política de utilizar los papeles, existan o no existan, que desconozco, y de si convienen a algunas ideologías, darlos a la luz pública, pues se hará, cuándo se tenga el acceso a ellos. Y entonces, pues ya harán las mismas funciones, que los «pronunciamientos del siglo XIX». Se irá contra las personas concretas que interese, se irá contra los colectivos o formaciones políticas o socioeconómicas o sociopolíticas que convengan en cada momento. Si, evidentemente, claro está, existen esos papeles. Que yo desconozco, si existen o no existen.

2. Para terminar, siguiendo en la postura de ser un falso profeta, creo, que por estas razones y por otras, el Sr. Sánchez va a ganar las primarias; segundo, que si las gana dentro de dos o tres años, habrá gobierno del Sr. Sánchez aliado o consentido o permitido con otros partidos, voten a favor o se abstengan, y tercero, si esto segundo sucede, creo que dentro de seis años, otro partido de la «izquierda no moderada gobernará los destinos del país…». Tema que daría para otros varios artículos que no sé si redactaré…

Ya he dicho en la introducción, que soy un lego en estas cuestiones, pero viendo, lo que percibo desde las tascas del pueblo, conociendo mínimamente lo que es el pueblo, analizando las intenciones de voto, y otros parámetros psicológicos de líderes actuales, creo que esto sucederá, evidentemente a día de hoy, con mis limitaciones, con posibilidad del ochenta por ciento… «y todo debido a los papeles de los «ferrocarriles» más los traumas-heridas de los líderes actuales y del pueblo», siguiendo la metáfora, si es que existen esos papeles y esas heridas-traumas de los líderes y heridas-sufrimientos-traumas-angustias del pueblo… Paz y bien.

http://youtube.com/jmm caminero © jmm caminero

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído