Santiago López Castillo

Impolutos, sin tacha ni mancha

Impolutos, sin tacha ni mancha
Santiago López Castillo. PD

Aquí nadie se corta un pelo. Lo de la viga en el propio pasó a mejor vida. No se aplica la presunción de inocencia pero se admite cualquier trapisonda que genere mofa o escarnio. En el lugar de enfrente. Sólo tiene que señalar un juez un caso para provocar el «y tú más…», que yo creí que quedaba obsoleto. O que yo me pasease por el centro de Madrid en autobús ciscándome en mis convecinos a los que califico de golfos en tres dimensiones y una parte de la ciudadanía aplaude y hasta está dispuesta a hacer hijos que adoptivos a unos hijoputillas que te ponen a parir. Y es que, señores, míos, a este país ha llegado la bazofia en todos los colores. Empezando por el 15-M y agregándose – todas las hordas con todo su revuelto.

No hay más que coger una sentencia judicial, cualquiera, sic Eloy Velasco, usted me absuelva, para dar rienda suelta a la cacería del PP mientras Pujol campa por sus respetos; es decir, Andorra y otros aledaños, blanqueados con nieve en polvo, mientras que miembros del PP padecen la condena preventiva (más años que el sol) y los jerifaltes socialistas se solazan a la brisa de Marbella voceando que son los más puros, honestos y castos olvidándose de los ministros de Felipe que estuvieron en la trena creyendo yo que Barrionuevo era un santo varón, y lo seguirá siendo, igual que Corcuera que utiliza el caletre para razonar y no el vanidoso Sánchez que lo usa para ponerse ternos de Emidio Tucci.

Andan las hienas enjugándose la sangre que han de deglutir de sus presas. El Congreso se ha convertido en una sabana donde es lícito cualquier ataque. Da gusto escuchar a los mayores trincones de la democracia poner verdes a los peperos y ellos abanicándose cuando han cometido los mayores desfalcos de la democracia con la especulación de los Eres. Idéntica hipocresía habría que aplicar a los coletas y demás especies incluidos los santones o Niños de la Bola que nacieron para la falsedad y la pulcritud. Vengo reiterando que el objetivo global es abolir el cristianismo. Desde el mundo musulmán hasta el bolivariano. Sólo escucho RNE Clásica y su programación es la elegía del campesinado en grado sumo. O sea, Venezuela, bis.

«Nunca muertos sino dormidos/
Nuestros leales campesinos»…

A la hora de concluir estas líneas, Esperanza Aguirre ya ha sido sentenciada, muerta y sepultada. Prebostes del PP, tal que Zaplana, el presidente de Murcia, Extremadura, el de Baleares, Rato, Matas o el ministro Soria… pacen en el camposanto a la espera de echar una flor aunque sea marchita. La caza al PP -yo que soy ecologista- está disfrazada de camuflajes. Pero ya vendrá el verano; o sea, Rajoy, testigo por imperativo fiscal. Hasta deshacer la derecha; en ello están los periódicos y emisoras como la COPE y Herrera, qué gran bufón, muchacho, que expele no pocas ventosidades.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído