Manuel Soto Rodríguez

El farsista Lluís Llach

El farsista Lluís Llach
El diputado de JxSí en el Parlamento catalán Lluís Llach. BC

La semana pasada escuche atónito como Lluis Llach amenazaba a los funcionarios y policías autonómicos de Cataluña con que «sufrirían si no obedecían a las leyes de desconexión». Tengo que reconocer que he tardado media semana en recuperarme.

Ahora que ya lo estoy pretendo escribir este artículo para intentar comprender a este personaje.

Se trata de Lluís Llach i Grande.

Los más mayores se acordarán de él. Fue un cantante y referente en la lucha contra la dictadura franquista. ¿O esto no es así?. Yo no tengo nada contra los que piensan de forma diferente a la mía porque soy demócrata y respetuoso con todo el mundo, incluido usted, lo que ya no llevo tan bien es la mentira.

Este señor, y perdón por la expresión porque las personas educadas nos dirigimos a los demás así aunque algunos no lo merezcan, repito, este señor, que fue un referente en los tiempos de la dictadura para muchos jóvenes y que parecía el ejemplo a copiar para muchos otros, se «hinchó» a vendernos discos en esa época, porque todos creiamos que usted era aquello que aparentaba ser.

Que error cometimos.

Veamos por qué motivo digo lo que digo del personaje. Su padre perteneció al Requeté Catalán, fue un cargo local del Movimiento y fue alcalde de Verges desde el año 1950 a 1963. El mismo Llach fue Vicepresidente de los Cruzados de Cristo Rey de Figueras.

Cuando ya ejercía como cantante nos deleitó con la canción «L`Estaca», todo un himno. En ella habla de su abuelo Siset. Pues resulta que no se trata de su abuelo sino del abuelo de un amigo. ¿Por qué motivo nos engaña y no habla del suyo?. Quizás en una nueva intervención podría explicárnoslo.

Pero continuó y les aporto algún dato más. Es dueño del 50 % de la bodega Celler Vall Llach, perteneciendo el otro 50 % al notario Enric Costa. La bodega está ubicada en el pueblo de Porrera, en la zona del Priorat. También es propietario de dos cooperativas vinícolas en la misma zona. Los vinos que elaboran oscilan entre los 18 y los 90 euros. Ellos mismos cuando se publicitan informan de que prefieren sacrificar la cantidad por la calidad. Por cierto se publicitan en su página web en inglés, francés y español. Aquí no pasa nada porque esto es negocio.

Pero no se confundan porque su bodega y sus negocios no los ha creado para enriquecerse como un vulgar capitalista, lo ha hecho para que la clase obrera pueda beber vinos de calidad. Vaya día que llevo, perdonenme otra vez el error porque no me había dado cuenta de que los obreros mileuristas no pueden pagar esos precios, pero no pasa nada señor Llach yo le entiendo perfectamente y esto es negocio y no revolución.

¿Quieren saber algo más de la economía del Sr. Llach?. Cobra en el Parlamento Catalán más de 50.000 euros y declara un patrimonio de más de 1,5 millones de euros, repartidos entre 7 propiedades inmobiliarias (viviendas y locales), acciones, depósitos y un velero de más de 11 metros de eslora.

Que pena me da todo esto. Estos individuos sin ningún tipo de valía o mérito alcanzan los puestos más elevados y pasan a representarnos a los demás. Mi abuelo lucho contra Franco, nació pobre y murió pobre pero mantuvo sus ideales y principios. Usted ni lucho lo que dice, ni nació pobre, ni tiene ideales y además se ha enriquecido y nos ha engañado a todos.

Que diferencia la verdad entre un hombre honrado que era mi abuelo y un farsante como usted.

Lo que no me explico es por qué motivo a unos se les aplica el Código Penal a rajatabla y a usted no. Lo que usted ha hecho ha sido amenazar y coaccionar a funcionarios públicos y eso creo que está reflejado en el CP como un delito. Despierten señores de la Fiscalía que corresponda.

Para ir finalizando me gustaría jugar un poco con el lenguaje. A mi que me gusta toda España, incluida Cataluña, no como a usted, y me encanta viajar a Andalucía, Disfruto cuando escucho hablar a los gaditanos con ese acento y esa gracia natural que ellos tienen.

A usted en aquella bonita tierra de España le llamarían «farsista». Me explico para que no se alarme. Los andaluces denominan al «falso» como «farso» y al movimiento que define a los que han vivido toda la vida de la falsedad supongo que «farsista».

Por cierto quisiera referirme a sus apellidos. Se apellida usted Llach y Grande. No quiero ni pensar que esto pueda significar que al menos el 50 % de su persona sea de ascendencia española.

Como despedida me gustaría decirles algo que tengo claro desde el día que le escuché a usted haciendo esas declaraciones. Yo no beberé sus vinos aunque los regale porque estaría colaborando con su falsedad de vida. Ustedes señores hagan lo que ustedes consideren oportuno que para esto está la libertad.

Manuel Soto Rodríguez

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído