Victor Entrialgo de Castro

Teseo, héroe de la ciudad

Teseo, héroe de la ciudad
Víctor Entrialgo de Castro, abogado y escritor. PD

Ha muerto como Teseo, protector de la ciudad y de sus habitantes en momentos difíciles y de peligro. Ignacio Echevarría ha muerto joven y de forma violenta por socorrer a una mujer que estaba siendo atacada. Como Teseo que con 16 o 17 años levantó la roca, en lugar de la espada y las sandalias, extrajo los playeros y el monopatín y marchó a Londres, la Atenas actual, en busca de trabajo. Supiéralo o no, Ignacio Echevarría fue un Teseo, un Quijote que en lugar de Rocinante cabalgaba en monopatín.

En tiempos de Teseo, la ruta entre las ciudades estaba plagada de ladrones y bestias salvajes. Londres también. Siguiendo el ejemplo de Hércules, al que adoraba, Teseo decidió hacerles frente, siendo su primera víctima Perifetes. Este ladrón atacaba a los viajeros indefensos en la zona donde luego hicieron el Teatro de Epidauro, con la mejor acústica del mundo, golpeándoles en la cabeza con una enorme maza. Teseo le quitó a Perifetes su arma y lo mató con ella.

Pero Ignacio Echevarría se encontró al tiempo por las calles de Londres con varias bestias salvajes como Perifetes, Dinis, Procuro y Escirón representantes de la brutalidad, la mediocridad y la locura humana, que venían de atropellar en el Puente de Wentsminster y estaban apuñalando indiscriminadamente y no tenía a mano más que un monopatín, con el que se enfrentó y golpeó a los terroristas. Pero fue brutalmente apuñalado y su familia ha sufrido la prolongación absurda e inhumana de su dolor por las autoridades británicas que presumen de sus costumbres. Los protocolos no son incompatibles con la humanidad. El héroe del monopatín vivió como Odiseo, en Paris y en Londres, pero actuó como Teseo. No tendrá tantos Aedos que hagan perdurar su gloria como se merece.

Mientras volvía de hacer deporte, vió como en una de las aceras una mujer estaba siendo atacada por un hombre con un cuchillo. Se bajó de su bicicleta Rocinante con el monopatín y asestó golpes al agresor. En ese momento otros terroristas llegaron por la espalda y le apuñalaron mortalmente. De la prolongación del sufrimiento de su familia se encargaron las extravagantes autoridades inglesas que ocupados del Brexit y sus elecciones esconden en su peculiaridad y sus protocolos su manifiesta incompetencia.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído